Impulso al sector frutícola desde el Gobierno

El análisis de Coninagro sobre las economías regionales indica que el sector de peras y manzanas está en crisis

 

En medio de la crisis que sufre el sector, aparecen algunas señales. Tan es así, que un grupo de pequeños productores frutícolas del Alto Valle, de Río Negro y Neuquén, participarán de capacitaciones y programas de créditos para instrumentar mejoras que les permitan incrementar sus capacidades. Los ministerios de Agroindustria y de Desarrollo Social anunciaron el programa de Agricultura Familiar para pequeños productores frutícolas en la sede del Senasa de General Roca. De acuerdo a la información brindada por el portal de la Casa Rosada: “Esto se enmarca en un trabajo más amplio que tiene en cuenta diversas herramientas como créditos para productores que pueden acceder a ellos a través del sistema financiero y el Fondo Nacional de Agroindustria (Fondagro) para aquellos que encuentran más dificultades en el acceso”.

 

Sondeo del sector

 

A su vez, comunicaron que comenzó el relevamiento frutícola 2017, en el marco del trabajo conjunto de la Mesa Sectorial de Peras y Manzanas, que se origina en la necesidad de la Federación de Productores y por la Cámara Argentina de Fruticultores Integrados (CAFI) de contar con información actual y confiable sobre el sector. Según la presidencia, durante el año, el Ministerio de Agroindustria trabajó en la digitalización de la información productiva, y desarrolló una aplicación digital especial para esta tarea. Se mantuvieron distintas reuniones para consensuar las preguntas a efectuar; en ello trabajaron en forma activa y conjunta representantes del gobierno de Río Negro, de Neuquén, INTA, SENASA, Consorcio de Riego de General Roca, Federación de productores y CAFI.

 

Luz roja

 

Cabe señalar que días atrás, la entidad agropecuaria Coninagro presentó el documento “El Campo y la Política III”. El trabajo brinda herramientas para la construcción de políticas públicas a largo plazo, impulsando procesos de desarrollo local y arraigo familiar en todas las regiones productivas. El documento analiza, en profundidad y con una mirada multidisciplinaria la actividad y producción agrícola ganadera y además, incluye la caracterización, problemática y propuesta de 18 economías regionales: granos, carne bovina, leche, algodón, arroz, aves, cítricos, forestal, hortalizas, mandioca, maní, ovinos, papa, peras y manzanas, porcinos, tabaco, vino y mosto, y yerba mate. Al momento de identificar la situación de cada una, el tablero elaborado por Coninagro muestra que sólo cuatro indican “prosperidad” o “crecimiento”, a este grupo lo integran la producción de granos, bovinos, maní y porcinos. El resto, transita por una etapa de “cambio de tendencia”, “con signos de crisis” o “en crisis”. En este sentido, el sector de peras y manzanas es uno de los más comprometidos, seguido por el tabacalero, que de acuerdo al análisis están en crisis. Al respecto, en una de las exposiciones que brindaron, la entidad manifestó: “Necesitamos el fortalecimiento de las economías regionales, con políticas micro y específicas, que mantengan la matriz productiva que ejercen los pequeños y medianos productores y las pymes, que son el eje federal del campo, ya que desde ellas se impulsa el empleo y se reduce la pobreza”.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *