Para el Gobierno, se crearán 300.000 empleos en 2017

En el Ministerio de Trabajo creen que se duplicará la creación de empleos asalariados privados en 2018

 

Por Juan Strasnoy Peyre

 

“Hemos salido del estancamiento laboral”. Con esas palabras, el subsecretario de Estadísticas y Políticas Laborales, José Anchorena, describió lo que para el Gobierno es un escenario estable pero alentador, y estimó que el año finalizará con unos 80.000 asalariados del sector privado más que en diciembre de 2016 y cerca de 300.000 nuevos empleos registrados. “Creemos que en 2018 el crecimiento puede ser mayor, de unos 130.000 puestos asalariados”, proyectó el funcionario durante una ronda con periodistas, a la que asistió El Economista, en la que presentó presentó los datos de empleo de septiembre. Sin embargo, aclaró que esos números “no son suficientes”.

 

La evolución del mercado laboral en el noveno mes mantuvo la tendencia de los meses previos: un alza sostenida pero moderada, sobre todo en el segmento de asalariados privados. Por caso, la creación mensual –desestacionalizada– de puestos de trabajo registrados fue de 0,3%, una de las más elevadas de 2017, en tanto que la interanual fue de 2,1%: 248.200 nuevos empleos. Pero para los trabajadores en relación de dependencia del sector privado, la expansión mensual fue apenas de 0,1% y la interanual marcó 1,1%.

 

 

Monotributistas versus asalariados

 

Así, una vez más, en septiembre el crecimiento del sector privado –24.800 mensual y 141.900 interanual– estuvo ampliamente liderado por los monotributistas, que sumaron 12.700 nuevos inscriptos contra agosto y 81.400 contra igual mes de 2016 (ver gráfico). Mientras que el trabajo asalariado privado –muchas veces asociado al “empleo de calidad”– sumó 8.100 puestos en términos mensuales y 69.100 interanuales, y aún no logra alcanzar los niveles previos al cambio de Gobierno al totalizar 17.200 trabajadores menos que en septiembre de 2015.

 

Confiado en que el paquete reformista del Gobierno aumentará la formalización e impulsará este último segmento, Anchorena espera que el próximo año la generación de empleos asalariados privados casi duplique a la de 2017. “Los niveles de creación mejoran pero aún no es suficiente. En parte, por el crecimiento poblacional (que aumentó al mismo ritmo que los puestos). Pero, además, porque hay un grupo de 12 millones de personas que tienen un gran problema laboral, entre desocupados, asalariados no registrados, independientes no registrados e inactivos, que en otras condiciones estarían insertos en el mercado laboral. Tenemos que enfocarnos en los que están permanentemente fuera del sistema”, aseguró el funcionario. Y sostuvo que “las reformas implican encontrar soluciones para estos grupos”.

 

Por sectores

 

Al igual que en los meses anteriores, la creación de empleo asalariado fue impulsada por la construcción, que sumó 46.200 trabajadores (11,2% interanual). Le siguieron el comercio (11.600 trabajadores, 1%) y los servicios sociales y de salud (10.000 trabajadores, 3,2%). De los 14 rubros analizados por la cartera que conduce Jorge Triaca, 10 mostraron
una expansión contra septiembre de 2016.

 

La tendencia también se mantiene en la industria, en la que se produjo la mayor parte de los despidos durante los últimos dos años. Pese a que la actividad en el sector comenzó a recuperarse en los últimos meses, el empleo sigue en baja: en septiembre se contabilizaron 3.100 trabajadores menos que en agosto (sin estacionalidad) y 27.000 menos que en el mismo período del año pasado.

 

Salarios

 

La remuneración media de los asalariados privados llegó en septiembre a $ 25.090, lo que implica una suba del 28,4% interanual. Así, este segmento de trabajadores -el de mejores condiciones- le ganó por cuatro puntos a la inflación del período (24,2% para el GBA, según el Indec).

 

Aquí, se destacaron el comercio, con salarios promedios 34,4% superiores a los del noveno mes de 2016, y la construcción (33,7%). Mientras que en suministro de electricidad, gas y agua (16,8%); el agro (19,3%); y explotación de minas y canteras (19,7%), se dieron los peores aumentos.

 

Octubre y proyecciones

 

En el encuentro, el Ministerio también presentó los datos de la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) de octubre, que registró un aumento del Índice de Evolución del Empleo del 1,6% interanual y 0,4% mensual.

 

De acuerdo al sondeo realizado a empresas de los principales aglomerados del país, la tasa de entrada -contrataciones- y salida –despidos– del mercado laboral fueron de 2,4% y 1,9% respectivamente. Anchorena destacó porcentaje de incorporaciones y señaló como los principales incentivos “la implementación de la Ley de ART y la extensión de los horizontes tanto en términos económicos como políticos”.

 

La evolución del mercado laboral en el noveno mes mantuvo la tendencia de los meses previos: un alza sostenida pero moderada, sobre todo en el segmento de asalariados privados

 

Por otra parte, las pequeñas empresas continuaron liderando la generación de empleo en octubre al trepar 2,9% interanual. Mientras que las medianas incrementaron su personal sólo 0,4% y las grandes 1,6%.

 

En cuanto a las ramas, la construcción lideró ampliamente la expansión (12,8%); seguida del comercio, restaurantes y hoteles (3,3%); servicios financieros (1,9%); y servicios comunales, sociales y personales (1,7%). Por el contrario, la industria manufacturera (2,5%) y el transporte, almacenaje y comunicaciones (0,6%) mostraron caídas respecto de septiembre de 2016. Sin embargo, el funcionario destacó que en la medición mensual el empleo industrial creció 0,4%.

 

No obstante, el dato que despierta el optimismo en Alem al 600 es el de las expectativas empresariales. Según el EIL, el 11,6% de las firmas prevé aumentar su dotación y el 3,6% espera disminuirla, lo que arroja un resultado neto de 8,1%. “Llevamos tres meses seguidos con expectativas netas por encima del 6%”, dijo Anchorena.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *