El déficit de la cuenta corriente se disparó en octubre

Según el BCRA, saltó hasta US$ 2.258 millones el mes pasado mientras la dolarización de portafolios continúa con un ritmo elevado

 

Por Mariano Cúparo Ortiz

 

El rojo de cuenta corriente en el MULC se disparó mucho en octubre y saltó a US$ 2.258 millones, alimentando una de las preocupaciones clave para más de un analista: la sustentabilidad del programa económico, con un sector externo que empeora en la generación legítima de divisas, lo que genera mayor necesidad de acceder a financiamiento vía deuda. Para colmo la formación de activos externos llegó a rozar los US$ 2.000 M durante el mes pasado.

 

Fuga

 

“Las compras netas para formación de activos externos totalizaron US$ 1.950 M, explicadas por adquisiciones netas de billetes por US$ 1.311 M y de divisas sin destino específico por US$ 638 M”, destacó el BCRA.

 

La cantidad de clientes que compraron llegó a 860.000, es decir, 40.000 menos que en septiembre. Y tal como informó el BCRA, el 41% de las compras de billetes (unos US$ 1.060 M) fue realizado por importes de hasta US$ 10.000 mensuales por cliente.

 

Además, el informe del MULC publicado ayer por el BCRA mostró que la fuga hacia el exterior sin informar destino específico fue realizada por los estratos de montos más altos. Así, el total bruto llegó a US$ 1.341 M.

 

“Fueron efectuadas por 1.928 clientes y se concentraron, como es habitual, en los estratos superiores de monto, donde los clientes con compras mensuales superiores a US$ 2 M acumularon el 83% del total de compras brutas de divisas”, detalló.

 

Cuenta corriente

 

Esos números de salidas de divisas complican el panorama que deja la cuenta corriente. Su rojo de US$ 2.258 M durante octubre implica un salto importante desde el negativo de US$ 1.595 M que dio septiembre (agosto había dado uno de US$ 1.139 M y julio uno de US$ 1.427 M mientras que octubre del 2016 había dado US$ -1.424 M). Es decir que se vio un marcado deterioro.

 

Y la explicación vino por el lado del viejo conocido, que es el rojo de la cuenta de servicios, que dio US$ 983 M, y de los otros dos que van presentando dinámicas novedosas, como el negativo en el balance de bienes, que fue de US$ 132 M, y el del ingreso primario, que se va engrosando por unos pagos de intereses de crecientes, que lideró el drenaje de divisas y llegó a US$ 1.173 M.

 

En cuanto a los servicios lo destacable sigue siendo la salida por la vía turística: lideró con US$ 823 M. “En lo transcurrido en el 2017 se observó un déficit de unos US$ 9.030 M, mientras que para el período análogo del año previo la salida fue de US$ 7.116 M, lo que implica un incremento interanual de 27%. Esta variación guarda relación con la observada en la Encuesta de Turismo Internacional (ETI) del Ministerio de Turismo junto con el Indec, donde se observa un fuerte aumento de los egresos netos de turistas para el periodo enero – septiembre”, detalló el BCRA.

 

En cuanto al creciente rojo del ingreso primario, los protagonistas siguen siendo los intereses de deuda, que dieron US$ 997 M (el 80% corresponde a la deuda del sector público). La remisión siguió con US$ 175 M.

 

Llueve financiamiento

 

El financiamiento de la salida masiva de divisas siguió viniendo por el lado del renovado acceso a endeudamiento del sector público: “La cuenta capital y financiera cambiaria del sector público y BCRA resultó en un superávit de US$ 2.664 M en octubre, explicado por los ingresos de moneda extranjera del Tesoro Nacional por la ampliación del Bonar 2024 por US$ 2.150 M (destinados a una operación de pase), por las colocaciones de Letras del Tesoro denominados en dólares por US$ 1.470 M y por los ingresos de préstamos con organismos internacionales por US$ 300 M”.

 

Por el lado de la inversión, el asunto siguió flojo: “Se registraron ingresos netos por US$ 944 M, como resultado de inversiones de cartera por US$ 824 M y directas por US$ 120 M”. Es decir que siguen liderando las que llegan con un sesgo más especulador mientras que las productivas continúan rezagadas.

 

En ese sentido, el economista Martín Alfie señaló: “Floja la entrada de US$ por IED en el segundo semestre: -37% por debajo del promedio del primer semestre. Que hayan mayores flujos para financiar el déficit externo y mejorar la capacidad productiva y de repago sería ideal”.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *