Cambiemos no pudo con un proyecto clave

Por internas en el interior del PJ-FpV, se frustró el avance de la reforma al Ministerio Público Fiscal

 

 Por Mariano Espina

 

Un quiebre en el bloque PJ-FpV del Senado frustró el avance de la reforma al Ministerio Público Fiscal, proyecto que estaba consensuado entre Miguel Angel Pichetto (jefe de la bancada peronista) y Federico Pinedo (presidente provisional del Senado). Además de modificar la forma de selección del procurador general de la Nación y el tiempo en el cargo, la iniciativa realizaba importantes cambios en la estructura actual, en contra de la labor de Alejandra Gils Carbó en este último tiempo.

 

La semana pasada avanzaba un proyecto de autoría de Pinedo, acompañado por las firmas de Pichetto y también del senador Rodolfo Urtubey, del PJ-FpV. El acuerdo conformaba al senador por Río Negro y al oficialismo, tanto en el Senado como en Diputados y también en el Gobierno. Un sector a priori alineado a Pichetto no le gustó el acuerdo que se realizó con Cambiemos a “espaldas del bloque” y allí se inició la división alrededor.

 

Este sector del peronismo, que entre otros se identifica con el formoseño José Mayans pero que incluía a su vez al núcleo kirchnerista, propuso eliminar una clausula que desarmaba parte de la actual estructura. Cambiemos se puso firme y no aceptó la iniciativa. Pedro Guastavino, presidente de la comisión de Justicia, y cercano a Pichetto, tuvo que cancelar la comisión que estaba agendada para ayer y, por el momento, sin fecha para continuar el debate.

 

El proyecto, que proponía un mandato de cinco años para el procurador general de la Nación, cuya designación debía ser por una mayoría absoluta (37), quedó cerca del naufragio. Así será hasta en tanto no se llegue a un acuerdo en el interior del peronismo. El tiempo de mandato y el número de la designación también eran temas en disputa, pero lejos de ser las razones por las cuales se frustró el avance. Según averiguó El Economista, al oficialismo no le preocupa mantener la ley vigente. Y no descarta enviar un pliego para la procuradoria en enero, pese a que requerirá de la aprobación de dos tercios del Senado (48). Gils Carbó dejará su cargo este diciembre.

 

“O tenemos una ley seria o seguimos como estamos”, aseguró Pinedo, en diálogo con este diario. Sostuvo, a su vez, que lo sucedido es “malo para Argentina pero no para el Gobierno”, adjudicando las responsabilidades en el bloque que conduce Pichetto. “45% de la planta fue asignada en cuatro años sin concurso, no lo vamos a convalidar”, aseveró el presidente provisional de la Cámara Alta.

 

En el sector del peronismo, por su parte, sostenían que lo que proponía Cambiemos le daba demasiado control al Poder Ejecutivo y que no lo iban a aceptar tal como estaba propuesto. Hicieron una contraoferta y Pinedo la rechazó. El quiebre en el núcleo de Pichetto enciende una alarma para el Gobierno por los fuertes debates que se vienen. El oficialismo cuenta con el respaldo del jefe de este bloque y al menos diez bancas más, el número que necesitará desde el 10 de diciembre para conseguir el quórum en el Senado.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *