El Banco de Japón sigue con los estímulos

El gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, dejó en claro que las políticas monetarias continuarán igual hasta que la tasa de inflación no se acerque a la meta del 2%

 

El  dólar tuvo una jornada favorable contra una canasta de monedas al comienzo de una semana cargada de datos económicos que podrían dar la pauta sobre los próximos movimientos de los bancos centrales. Hoy se conocerá el índice de precios en el Reino Unido, el miércoles será el turno de Estados Unidos y el jueves será el turno de la zona euro.  Pero quien ya anunció como sigue la película es el gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda,  que dejó en claro que las políticas monetarias continuarán hasta tanto la tasa de inflación no se acerque a la meta del 2%. Y el propio Kuroda admite que falta bastante para llegar a ese objetivo. El Banco de Japón marcharía en dirección contraria a la de la mayoría de los bancos centrales del mundo Otra excepción sería  Brasil porque se descuenta que el Comité de Política Monetaria del Banco Central subirá la tasa  Selic en su última reunión antes de fin de año.

 

Pero el resto, marcha hacia algún grado de endurecimiento de las condiciones monetarias.  En algunos casos puede expresarse en suba de tasas como ocurrirá con el Banco de Inglaterra y la Reserva Federal, y en otros, como es el caso del Banco Central Europeo, se reducirá el monto de compra de bonos aunque las tasas no se toquen.

 

También hablarán esta semana las autoridades de otros bancos pero no se esperan grandes sorpresas en sus presentaciones públicas. En la Fed pronto comenzará la transición dado que el 28 de noviembre, Jay Powell, deberá presentarse en el Senado para la primera audiencia de confirmación.  Será una aproxima ción a su visión sobre la política monetaria que no difiere mucho de la de Janet Yellen. En diciembre, se concretará la tercera suba de tasas del año y si bien en principio la Fed tiene previsto hacer otras tres a lo largo de 2018,  una aceleración inflacionaria, como consecuencia del déficit fiscal que produciría la rebaja de impuestos, podría llevar las subas a cuatro.  Pero la reforma impositiva que se está discutiendo en el Congreso todavía tiene bastante recorrido por delante antes de convertirse en ley.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *