Cambiemos tiene en los jóvenes al segmento más reacio

El oficialismo muestra su predominio en la mayoría de las encuestas bonaerenses, pero dificultades entre los de menor edad

 

Las encuestas de opinión muestran una fotografía de la percepción de la sociedad en un determinado momento. Miden expectativas y, según la naturaleza del estudio, la intención de votos, más allá de que luego se correspondan o no con el veredicto final de las urnas. Entre sus características también está la facultad de ofrecer algunas pistas sobre la composición del electorado de uno u otro actor político.

 

En las últimas que circularon sobre la elección bonaerense a senadores nacionales, en donde Cambiemos parece superar a Unidad Ciudadana con algún margen mayor al esperado, uno de los datos relevantes que surgieron es la correspondencia entre segmento etario e inclinación política. Más fuertemente que el cruce entre otras variables. En la última encuesta de la consultora Synopsis la relación parece fuerte. La expresidenta Cristina Kirchner predomina entre los jóvenes de entre 16 y 29 años. En ese segmento obtiene el 47,7% entre ellos, por encima del oficialista Esteban Bullrich, con 30%. Pero la ecuación se revierte en el segmento etario más alto. Entre los mayores de 65, el candidato de Cambiemos llega al 53,6%, mientras que Cristina apenas llega a 22%. En el mismo estudio, Bullrich tiene su mejor performance entre las mujeres, en el interior del país y entre los de mayor nivel de estudios, pero con ninguna de esas variables la correlación resulta tan fuerte. “Es marcada y no es novedad dentro del ciclo Macri. Desde principios de la gestión y ante cualquier consulta, no sólo la electoral, encontramos parecida tendencia. El de Cambiemos es un gobierno que, ante cualquier indicador, tiene mejores números entre los adultos que entre los jóvenes”, sostiene Lucas Romero, director de  Synopsis.

 

El último sondeo de M&R Asociados y Query, por su parte, también muestra esta correlación, aunque resulte algo más débil. Entre los jóvenes de 18 a 29, la inclinación a votar a la lista de Unidad Ciudadana llega a 44%, mientras que el 33 sostiene que lo hará por Cambiemos. Y a medida que la edad avanza, la brecha cae y la ecuación se revierte. En el segundo segmento (el de 30 a 49), la diferencia es todavía a favor de Cristina, pero sólo de 4 puntos. Hasta llegar al segmento de 65 años o más, donde soloel 22% de los votantes responde que votaría por Cristina, mientras que el 51% lo haría por Bullrich.

 

En la última encuesta de la consultora Synopsis la relación parece fuerte. La expresidenta Cristina Kirchner predomina entre los jóvenes de entre 16 y 29 años. En ese segmento obtiene el 47,7% entre ellos, por encima del oficialista Esteban Bullrich, con 30%

 

Celia Kleiman, de CK Consultores – Polldata, comparte la visión respecto de la impronta del kirchnerismo en el ciclo político anterior y lo que eso ha perdurado en esos segmentos. “Los jóvenes estaban despolitizados y desideologizados, y el kirchnerismo los atrajo. Cuando el kirchnerismo sale a la calle hay preponderancia de los jóvenes. No sucede lo mismo con otras fuerzas. Los cacerolazos opositores al kirchnerismo tenían preponderancia de ciudadanos de mayor edad”, argumenta. Pero agrega una variante geográfica. Sostiene que el fenómeno es más bonaerense que de otros distritos y que en la ciudad de Buenos Aires se da de manera distinta. “La composición sociodemográfica es distinta y el impacto también lo fue. Los números entre los jóvenes porteños también es aplastante en términos de voto al oficialismo, por más que sea por menos. Pero también existe una presencia mayor de la izquierda y de los jóvenes radicales, que tienen en Franja Morada una expresión política en las universidades”, sostiene.

 

Respecto de las causas posibles de estos comportamientos, Romero sostiene que no hay una explicación monocausal, como sucede con la mayoría de los fenómenos sociales. Y menciona algunas. Por un lado, la cuestión generacional. “Existe una tendencia casi natural, que no es propia de nuestro país, de que los jóvenes suelen tener más simpatías propuestas políticas progresistas que conservadoras o de centroderecha”. Y agrega otra, más política. “Además, venimos de un proceso como el kirchnerismo que involucró a estos segmentos y llevó a cierta identificación con su propuesta. De alguna manera, como un fenómeno espejo, eso Macri lo logra entre los adultos”, sostiene el director de Synopsis.

 

La paradoja, por cierto, es que Cambiemos resulta el espacio que mejor aprovechamiento hace de las nuevas formas de comunicación, redes sociales incluidas, por sobre otros espacios que interpelan de manera preponderante a través de recursos más tradicionales. “Cambiemos representa con mucha más eficacia lo novedoso. Es más, siendo oficialismo, logra seguir representando el cambio. Pero lo nuevo no necesariamente genera la adhesión de los jóvenes. ¿Por qué? Porque sigue pesando más lo ideológico que esa empatía que podría generar lo novedoso”.

Te puede interesar

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *