“Vaca Muerta dará hidrocarburos no convencionales durante décadas”

Tecpetrol y Shell destacaron el potencial de la formación neuquina pero señalaron que para desplegar todo su potencial “hay que bajar los costos”

 

Dos de las principales operadoras privadas en Vaca Muerta, Tecpetrol y Shell, coincidieron hoy en pronosticar un amplio desarrollo de los yacimientos de hidrocarburos no convencionales neuquinos “durante décadas”, con el consiguiente impacto favorable en el crecimiento económico de la provincia y el país.

 

Carlos Ormachea, CEO de la petrolera del holding Techint, resaltó que hay “una enorme oportunidad a partir de recursos de calidad mundial que derivarán en energía barata para mejorar la competitividad de todas las actividades de la economía argentina”, al hablar en un seminario organizado por el diario “Río Negro” en la capital neuquina.

 

Maximiliano Hardie, venture manager para Upstream de Shell Argentina, precisó a su vez que Vaca Muerta “tiene tanta superficie como Permian (la cuenca texana), pero con un espesor mucho mayor a la gran mayoría de los shale convencionales, lo cual es muy importante y nos da una densidad de recursos altísima, de 16 billones de barriles de petróleo equivalente recuperables”.

 

Ormachea aseguró que “Vaca Muerta puede tener un efecto multiplicador que aporte uno o dos puntos de crecimiento por año durante muchos años”.
“No es un impacto de una sola vez, como sería el caso del Plan Belgrano, y a esto hay que sumar la inversión en infraestructura para bajar los costos de logística: puertos, rutas, ferrocarriles, vivienda, gasoductos, oleoductos”, añadió. El directivo de Tecpetrol instó a “desarrollar el mercado de gas, porque el problema ahora no es la falta de recursos: eso pasaba hace 4 años y el escenario cambió radicalmente”.

 

“El desafío es ver dónde vamos a poner todo el gas que puede dar Vaca Muerta cuando alcance un precio por debajo de los US$ 4 el barril, ahí vamos a tener los mercados, pensar en petroquímica, en la fuente más eficiente para suministrar energía a todo el cono sur; y si somos más ambiciosos, no veo ninguna razón por la cual no podemos competir con las mejores alternativas en todo el mundo, inclusive exportando gas licuado”, consideró el ejecutivo.

 

Ormachea advirtió, no obstante, que “para que Vaca Muerta sea gigante hay que bajar los costos, no recortando precios y salarios, sino con un modelo de gestión que involucre más eficiencia”. Para ello, “hay que continuar el camino de la productividad laboral” y mejorar la logística, dados los “enormes volúmenes de materiales hacia el campo y luego hacia los centros de consumo”, sostuvo.

 

Hardie también recalcó la necesidad de una “eficiencia de costos” para desarrollar Vaca Muerta, además de un buen “manejo de riesgos” (especialmente en el acceso al capital) y mejoras en las performances de seguridad, salud, medioambiente y licencia social. “Estamos ante un potencial negocio fantástico si se dan estas condiciones”, resumió el directivo de Shell. Anticipó luego que “para 2019-20 habrá un gran incremento en el nivel de actividad en la formación, tanto de nuestra empresa como de la industria en general, y eso va a significar que de 15 equipos pasaremos a 100 ó 150 en 6 ó 7 años, y habrá que resolver los cuellos de botella logísticos”.

 

 

 

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *