El mercado local seguirá de fiesta hasta octubre (mínimo)

El índice sube 11% desde las PASO y quebró por primera vez la barrera de los 24.000 puntos en pesos y los 1.400 en dólares

 

Por Matías Daghero Autor de “Con los $ que tengo, ¿qué hago?”

 

El resultado electoral obtenido por Cambiemos en las PASO de agosto alejó los temores de los operadores bursátiles y dio rienda suelta a la suba de bonos y acciones. A su vez, la expectativa reinante en el mercado respecto a que el resultado de octubre no sólo confirmará los votos obtenidos por el oficialismo en agosto, sino que los incrementará, hace que las perspectivas positivas para los activos argentinos continúen en el corto plazo.

 

Por este momento, la incertidumbre y hechos que podrían detener las subas vienen sólo del exterior: una posible guerra con Corea del Norte, una suba de las tasas de la Fed, una crisis financiera global, entre otros.

 

Pero, por el lado local, las elecciones parecen haber disipado los miedos de los inversores. Basta con mirar los resultados acumulados desde las elecciones.

 

Merval récord

 

El índice accionario líder acumula una suba del 11% desde que se produjeran las PASO. Esta suba lo llevó a quebrar por primera vez en la historia la barrera de los 24.000 puntos en su versión en pesos y los 1.400 en su versión en dólares. Más allá de la pausa que se tomaron las acciones el viernes, se esperan que las subas continúen.

 

Entre los sectores que más se beneficiaron (y lo continuarán haciendo) encontramos al sector energético ya que se trata de los principales ganadores en caso de que el mayor apoyo político le permita al Gobierno avanzar con la normalización de los precios del sector.

 

Si miramos el desempeño del índice Merval desde el análisis técnico, se observa que continúa dentro del canal alcista iniciado en enero de 2016 y que las bandas dentro de las que se moverá hasta octubre se encontrarían entre los 22.000 en el límite inferior y los 26.000 en el límite superior.

 

 

Este optimismo poselectoral en el Merval sólo tiene punto de comparación en lo sucedido en 2013 (tras las elecciones que pusieron fin a las aspiraciones de una rereelección de Cristina), cuando el índice acumuló una suba de 52,87% en el período desde las PASO de ese año hasta las elecciones de octubre.

 

Riesgo país en mínimos

 

Pero no sólo en acciones se han visto resultados extraordinarios. El riesgo país de Argentina se encuentra actualmente en su menor nivel de los últimos diez años: 390 puntos.

 

Este fuerte recorte en el riesgo país ha otorgado grandes ganancias de capital a aquellos inversores valientes que se animaron a esperar el resultado de las elecciones posicionados en la parte larga de la curva argentina. Para ellos hubo ganancias de capital medidas en dólares mayores al 7% en apenas un mes.

 

Por ejemplo, el emblemático bono centenario AC17 que se encontraba cotizando a US$ 92,87 antes de las PASO superó el valor de paridad y cerró el pasado viernes a US$ 100,70.

 

Mirando hacia adelante, se observa que todavía queda un margen para la compresión de spreads, aunque ya no será tan fuerte como lo fue hasta aquí. La siguiente parada podría ser converger hacia la zona de los 350-300 puntos, donde los bonos largos también serían los más beneficiados, antes de buscar alcanzar los 265 puntos de Brasil.

 

La señal de alarma por este lado sólo viene dada por el bajo nivel actual de la tasa a diez años de los Estados Unidos, a punto de perforar el 2% ya que cualquier movimiento hacia arriba de esta arrastraría también a la curva argentina.

 

Sin embargo, pensando en inversiones de largo plazo podrían ser las últimas oportunidades de subirse a cupones de interés elevados por muchos años si luego de las elecciones de octubre el gobierno de anima a avanzar con las tan necesarias reformas estructurales que favorezcan la competitividad argentina.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *