Draghi decidió demorar anuncios hasta octubre

El Banco Central Europeo no modificó su política monetaria, aunque reconoció haber empezado a discutir el tema

 

El Banco Central Europeo, al término de una sus reuniones más esperadas de los últimos tiempos, anticipó que comenzó a considerar en qué momento le pondrá fin a su programa de compra de activos. Pero Mario Draghi dejó en claro que por ahora no hay cambios de ningún tipo en la estrategia, así que para eventualmente escuchar anuncios, habrá que esperar hasta octubre. Por lo tanto, se seguirán comprando mensualmente bonos por 60.000 millones de euros hasta fin de año como estaba previsto  o más allá de esa fecha  “si fuese necesario”.

 

La economía de la zona euro crecerá 2,2% en diciembre con relación al mismo mes de 2016. De confirmarse este pronóstico será la mayor suba desde 2007, el año previo a que se desatara la crisis financiera que arrancó en Estados Unidos pero golpeó más duro en Europa que en cualquier otro lugar. El mejor desempeño de la economía que destacó el BCE podría significar que ya no  necesite estímulos monetarios. Por otra parte, también se recortó a la baja el pronóstico de inflación y ahora se estima que será de 1,2% en 2018 y de 1,5% en 2019, bien por debajo de la meta de algo menos de 2%. En este punto, el BCE enfrenta el mismo dilema que la Reserva Federal de Estados Unidos que no logra que la tasa de inflación se acelere pese a los mejores niveles de actividad y empleo.

 

El valor del euro

 

Pero Draghi advirtió que cualquier decisión tendrá que tener en cuenta su impacto sobre el euro. La fuerte revalorización de la moneda común que durante 2017 subió 14% con relación al dólar le resta competitividad a las exportaciones europeas y plancha la inflación al reducir el precio de los productos importados.  Eso significa menos crecimiento y menos inflación pero el BCE quiere evitar ambas cosas.

 

La estrategia de activos puesta en marcha hace más de dos años también contribuyó a evitar una apreciación del euro en los últimos años pero ahora fue perdiendo eficacia.  La suba de la tasa por parte de la Fed fortalecería al dólar frente al euro, pero al demorarse,  tampoco ayuda a la estrategia de Draghi que advirtió que el BCE no tocará las tasas por mucho tiempo.

 

Luego de que el BCE aceptara que comenzó a analizar la salida de la estrategia de compra de bonos, la moneda común pegó un nuevo salto, y luego de mucho tiempo, hacen falta un dólar y veinte centavos para comprar un euro.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *