Clave: crece crédito sobre PIB

Sin embargo, “Argentina todavía tiene un largo camino por recorrer en términos de financiación”

 

“El crecimiento del crédito en pesos al sector privado se consolidó en los últimos cuatro meses”, sostiene un informe de la Fundación Capital difundido ayer que muestra que, además, crece la profundidad del mercado crediticio, algo clave para el desarrollo. Con el correr del año y la recuperación (o rebote, según los escépticos), los préstamos presentaron una dinámica de menor a mayor.  En efecto, en el primer cuarto promedió un incremento del 22,4%; en el segundo, un alza del 27,1% y, en el tercero (si bien no ha concluido), julio-agosto promedia una suba del 33,8%. “A partir de mayo la evolución de los préstamos se ubicó por encima de la inflación, acumulando cuatro meses consecutivos de crecimiento real”, amplía la Fundación Capital.

 

Además, el ascenso en el crédito se dio incluso en un contexto de elevadas tasas activas. “En efecto, las mismas se mantuvieron relativamente estables en lo que va del año, más allá de la baja en la tasa de inflación. En detalle, las tasas de los préstamos personales bajaron levemente de 39,75% en enero (promedio) a 38,3% en julio (promedio), mientras las de tarjetas de crédito oscilaron entre 39% y 42% durante los primeros siete meses del año. Por otro lado, las tasas de los adelantos en cuentas corrientes se mantuvieron en torno al 30%, con un leve alza (+0,60 puntos básicos entre enero y julio). Por su parte, las tasas de los documentos a sola firma registraron una leve tendencia bajista (-0,80 puntos entre enero y julio), finalizando julio en torno a 21,9%. En el caso de aquellos préstamos con garantía real, los prendarios se mantuvieron en torno a 19,30% en el período enero-julio y los hipotecarios cedieron casi 80 puntos a 18,30% en el período en cuestión”, detallan el informe. En todos los casos, las tasas son nominal anual.

 

“Para lo que resta del año, prevemos que la financiación al sector privado en pesos crecerá en torno a 38% en diciembre y, así, el ratio crédito/PIB aumentaría 2 puntos a 14,8% para 2017”, auguran. “Si bien es este ascenso es una buena noticia (…) Argentina todavía tiene un largo camino por recorrer en términos de financiación, incluso previendo que superaría el 20% del PIB recién en 2020”, completan.

 

“Para lo que resta del año, prevemos que la financiación al sector privado en pesos crecerá en torno a 38% en diciembre y, así, el ratio crédito/PIB aumentaría 2 puntos a 14,8% para 2017”, auguran. “Si bien es este ascenso es una buena noticia (…) Argentina todavía tiene un largo camino por recorrer en términos de financiación, incluso previendo que superaría el 20% del PIB recién en 2020”, completan.

 

Por líneas

 

Aquellos préstamos con garantía real registraron la mejor performance del crédito al sector privado, con un incremento del 58% interanual en agosto (+6,2% mensual). En efecto, los préstamos hipotecarios se incrementaron 51% en agosto (+7,5% mensual), acumulando un alza del 49% en los primeros ocho meses del año. En tanto, los prendarios aumentaron 67% en el octavo mes del año (4,7% mensual), acumulando una suba del 53% en el período enero-agosto. “Las compras de bienes durables en gran medida estuvieron apalancadas por préstamos del sistema financiero. En efecto, la mitad de las ventas de vehículos se realizó con crédito prendario en el período enero-julio. En tanto, el 21,5% de las escrituras en la ciudad de Buenos Aires se realizó a través de préstamos hipotecarios en el mismo período”, explica el reporte.

 

El crecimiento del crédito en pesos al sector privado se consolidó en los últimos cuatro meses

 

Por otro lado, los préstamos personales y con tarjetas mostraron un comportamiento heterogéneo. En efecto, los personales registraron una expansión del 56% en agosto (3,8% mensual) mientras la financiación mediante tarjetas de crédito aumentó tan sólo 23,4% (1,3% mensual). En el caso particular de las tarjetas, su financiación comenzó a desacelerarse en términos interanuales, mayormente a partir de febrero. En dicho mes entró en vigencia el programa “Precios Transparentes” que concluía con las llamadas cuotas sin interés, con el objetivo de transparentar los costos financieros. Así, frente a la incertidumbre por parte de los consumidores, a finales de marzo se modificó dicha reglamentación. Sin embargo, el financiamiento vía tarjetas de crédito siguió rezagado, incluso registrando variaciones mensuales negativas, como en julio (-2% mensual).

 

En lo que respecta al crédito comercial, el mismo comenzó el año con un magro desempeño (6% en enero), aunque repuntó parcialmente a partir de junio. Este rebote fue explicado por los documentos a sola firma, que desde el sexto mes del año vienen registrando un crecimiento mensual de más del 3% (+3,6% en junio, +6,7% en julio y +4,2% en agosto) y un alza interanual del 33% en agosto. Por su parte, los adelantos continúan registrando una magra performance. En efecto, la variación interanual de los adelantos en agosto resultó de 4,5%, equivalente a una caída del orden del 18% en términos reales.

 

“Las compras de bienes durables en gran medida estuvieron apalancadas por préstamos del sistema financiero. En efecto, la mitad de las ventas de vehículos se realizó con crédito prendario en el período enero-julio. En tanto, el 21,5% de las escrituras en la ciudad de Buenos Aires se realizó a través de préstamos hipotecarios en el mismo período”, explica el reporte

 

“Queda evidenciada la heterogeneidad que existe en las líneas de créditos. Para los próximos meses, prevemos que el total de préstamos privados continuará con la tendencia alcista, de la mano de aquellos con garantía real y los personales. En efecto, estás líneas no muestras señales de ralentización, en un marco donde se están desarrollando nuevos instrumentos crediticios”, agrega el informe.

 

Vivan las UVA

 

“En este contexto de evolución del crédito en pesos se destaca la nueva línea de préstamos ajustados por la Unidad de Valor Adquisitivo (UVA), que lanzó el BCRA en septiembre de 2016 y comenzaron a ganar terreno en 2017. En efecto, el 85% de los préstamos hipotecarios a personas físicas en agosto se realizaron a través de este tipo de líneas mientras en diciembre de 2016 representaban cerca del 42%. En términos nominales, los préstamos UVA otorgados en agosto equivalen a $ 6.000 millones, acumulando aproximadamente $ 20.090 millones. Esta modalidad comenzó con líneas exclusivamente para compras de viviendas, pero en la actualidad se extendió para la adquisición de vehículos e incluso préstamos personales. Los préstamos UVA están siendo impulsados principalmente por la banca pública, la cual es la principal prestadora de esta línea”, destaca la Fundac ión Capital.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *