El BCRA dio una señal de tasas y revirtió la curva

Si bien el BCRA volvió a dejar quieta la Lebac más corta, subió la de todos los plazos más largos y dio vuelta la curva de rendimientos

 

Si bien el BCRA volvió a dejar quieta la tasa de las Lebac más cortas en 26,50%, subió la de todos los plazos más largos y dio vuelta la curva de rendimientos, que quedó alineada con lo que venía ocurriendo en el mercado secundario. Así, con una inflación aún muy lejos de la meta (la de 2017 ya es descartada y prácticamente no hay analistas que crean que la de 2018 vaya a ser cumplida) y con la fuga en niveles altísimos, el Central todavía no puede pensar en relajar las tasas de interés.

 

El BCRA tuvo otro supermartes, con vencimientos por $ 484.211 millones, de los cuales, a pesar de la señal de tasa que dio, sólo logró renovar $ 437.347 millones. Eso implicó una emisión de $ 74.811 millones, tal como resaltó el director socio de Consultora Ledesma, Gabriel Caamaño Gómez, quien además destacó que ese número de expansión monetaria es incluso $ 15.000 millones más que lo que esperaba emitir el BCRA.

 

En ese sentido, consultado por El Economista, el director de Estudio Bein/Eco Go y docente de la maestría en finanzas de la UTDT, Federico Furiase, dijo: “Veremos si la expansión monetaria asociada con esa baja del stock de Lebac presiona sobre el tipo de cambio pero probablemente el grueso vuelva a ser retirado en el mercado secundario de Lebac. El BCRA tiene las fichas puestas en retirar el excedente de liquidez vía tasa en el mercado secundario, para anclar las expectativas de inflación al 1% para estar en línea con la meta de 2018”. Además destacó que parte de esa expansión puede ir a la composición transitoria de encajes de los bancos.

 

El comunicado publicado ayer por el BCRA, con los resultados de la licitación, afirmó: “La expansión o contracción que puede generarse con cada subasta, debe ser analizada en conjunto, tanto con las operaciones de mercado abierto como también con las operaciones de pase que realiza este BCRA”.

 

En definitiva, lo cierto es que con la inflación mostrando que aun no logró ser completamente disciplinada (no hay analista que la vea rompiendo este año la inercia de 20-25% que venía trayendo en la previa, aunque muchos son optimistas para el año que viene, si el tipo de cambio sigue haciendo de ancla), el BCRA todavía está lejos de iniciar el camino de baja de la tasa que se esperaba hasta hace no mucho.

 

Ayer por primera vez se concretó en las licitaciones primarias la reversión del sentido de la curva de rendimientos que ya se había dado en el mercado secundario. Si bien las cortas quedaron en 26,50%, las más largas subieron su tasa y las de 210 y 274 días cerraron en 27,35%: por encima de los pases activos, qué están en 27%.

 

Al respecto, Furiase aclaró que todavía el gap entre pases activos y Lebac largas no es lo suficientemente grande como para justificar un arbitraje pero lo cierto es que el BCRA tiene poco margen para seguir subiendo tasas de Lebac sin subir la del centro del corredor de pases a 7 días. Es decir: que la baja de tasas no aparece en el horizonte.

 

Además concluyó: “El BCRA subió la tasa intentando alinear las expectativas de inflación hacia el ritmo de 1% mensual, necesario para las metas, pero en los tramos más largos para estirar los vencimientos”

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *