La producción de juguetes crece al 5% anual

Desde la cámara sectorial del juguete reclaman mayor control de la subfacturación de importaciones

 

Por Carlos Boyadjian

 

No son tiempos sencillos para la industria nacional, siquiera para los sectores que pueden mostrar números positivos. En el período enero-julio de 2017 la industria nacional del juguete creció 5% comparada con el mismo período del año anterior, el último año se incrementó el empleo y hoy el sector ya captura el 51% del mercado local -en 2001 sólo tenía el 3%- en base a un programa inteligente de administración de importaciones, con  fuerte apoyo gubernamental. Pese a ello, los empresarios cuestionan el impacto de la carga impositiva, la suba de costos y la competencia desleal de productos que “entran subfacturados”.

 

En un encuentro con periodistas, Matías Furió, presidente de la Cámara Argentina de la Industria del Juguete (CAIJ), destacó la implementación del Programa Ahora 3 (vigente hasta el 31 de agosto), crédito a tasa fija para compra de juguetes fabricados en el país, que contribuyó a partir de mayo a incrementar las ventas. Tras un primer mes del año en el que se observó un aumento de las ventas a salida de fábrica del 6% frente al mismo mes de 2016, éstas cayeron -5% en febrero, -6% en marzo y -10% en abril. Recién se recuperaron en el mayo (+11%) coincidiendo con la Feria del Juguete, siguiendo subas del 6% en junio y 3% en julio.

 

Debe y haber

 

“El juguete nacional no subió de precio en 2017 y desde la devaluación de diciembre de 2015 hasta ahora los precios sólo aumentaron 18%”, señaló Furió. En ese contexto, admitió que “hoy tenemos 0% de rentabilidad, sólo da para mantener las fábricas, la inversión, la producción y el empleo”. En rigor, no es que las empresas (pymes, casi en su totalidad) no tengan rentabilidad sino que con el fin de conservar porciones de mercado frente a los bienes importados, muchas firmas han decidido no incrementar sus precios de venta, tendieron a achicar sus márgenes y resignaron parte de sus ganancias. “Esperamos una recuperación en el segundo semestre del año”, se sinceró Furió.

 

En cuanto a los costos, además de la clásica referencia a la carga impositiva, el titular de CAIJ habló del impacto que tiene en la estructura de costos el comportamiento de los proveedores de materias primas, en especial de insumos plásticos (polipropileno, poliedtileno, poliestireno de alto impacto), un mercado en el que hay “un único proveedor”, aclaró Matías Furió. Al respecto, un informe sectorial señala que hay “pocas pero grandes empresas multinacionales que conforman un oligopolio, administran los precios a nivel intrafirma, ofreciendo estos insumos críticos a un precio 25% más alto que en el exterior”.

 

Justamente, la apuesta de los industriales argentinos es poder competir en mercados del exterior. Hoy casi la totalidad de la producción nacional se destina al mercado interno, pero pese a ello “la aspiración es llegar a exportar entre 10% y 15% de la producción”. De todas formas, descreen de una apertura generosa. “México, por ejemplo, quiere bajar a cero el arancel, eso es peligroso porque entonces entrarán muchos productos chinos” sin control.

 

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *