“No comparto en nada el reclamo de Vidal”

El Economista dialogó con Gustavo Bordet, gobernador de Entre Ríos, tras la reunión de la Liga de Gobernadores

 

Entrevista a Gustavo Bordet Gobernador de Entre Ríos Por Mariano Espina

 

Fue el anfitrión del encuentro entre gobernadores. Durante 2016 tuvo una relación cordial con el  gobierno de Cambiemos y mantiene una posición distante del kirchnerismo. Gustavo Bordet, gobernador de Entre Ríos, dialogó con El Economista una vez finalizado el asado entre mandatarios peronistas y sentó su posición acerca del reclamo de la provincia de Buenos Aires sobre el Fondo del Conurbano, al manifestar que un hueco fiscal semejante podría generar una pérdida de $3.600 millones en la arcas entrerrianas.

 

¿Los que estaban presentes representan al peronismo en el interior del país?

Eramos doce gobernadores más un vicegobernador, trece distritos representados, más de la mitad del país, una expresión importante. También tenemos una buena relación con gobernadores que no son de nuestro espacio político, hay temas de agenda común que nos atraviesan a todos, son transversales y se conversan. Es un punto importante para el federalismo tener este ejercicio. Reunirnos, buscar eje convocantes pensando desde nuestras provincias pero planteando también que la gobernabilidad es ida y vuelta: de la Nación y de las provincias.

 

¿Esto marca lo que serán los próximos dos años, independiente al resultado de las elecciones?

Son elecciones de medio término que no le cambian la vida a la gente y que tampoco va a alterar las mayorías o minorías en el Congreso, seguirá siendo exactamente igual. Sí es importante para casos como el nuestro, en Entre Ríos, que necesitamos tener diputados que representen y defiendan los intereses de la provincia pero también la estrategia que se tome desde Entre Ríos. De ninguna manera esto supone que vayan a cambiar las relaciones que tenemos entre Provincia y Nación, seguiremos transitando por el mismo camino, de muy buena fe con mucho respeto pero reclamando con firmeza lo que legítimamente nos corresponde.

 

La relación entre las provincias opositoras y la Nación se tensó en el último tiempo. ¿Es pose electoral o la Casa Rosada cambió la forma de relacionarse con los gobernadores?

No hay tensión. Hay reclamos que estamos planteando que las necesitamos y las hacemos conocer. No significa que hayan relaciones que se rompan, tiene que ver con un momento especial que, por el clima electoral, hay susceptibilidades que afloran más que en otra época, pero en lo particular trabajamos todos los días en la gestión, resolviendo los problemas con funcionarios del Gobierno Nacional constantemente.

 

¿Qué lectura se hará de la elección en la provincia de Buenos Aires?

Es un problema que está suscripto a la provincia de Buenos Aires.

 

Representa casi el 40% del padrón nacional.

Por supuesto, nadie lo desconoce y por eso tiene tanta trascendencia y ocupa el centro de la escena. Pero a mi me preocupa como presentamos en Entre Ríos una propuesta electoral que nos costó consolidar pero que pudimos hacerla integrando a todo el arco justicialista, más otros espacios en un frente que tiene afinidades políticas. Necesitamos un triunfo que nos posicione en nuestra gestión provincial de la mejor manera.

 

Incluyó al Frente Renovador de Sergio Massa en el armado provincial. ¿Espera que tenga una buena elección en Buenos Aires?

Ojalá. Creo que es bueno que se realice la elección bonaerense sin necesidad de que se polarice, que es lo que algunos intentan. Me parece positivo que existan expresiones genuinas que puedan plantearse electoralmente porque fortalece a las instituciones.

 

¿Qué opinión tiene acerca de la decisión de Cristina Kirchner de prescindir de la estructura del PJ?

Son estrategias electorales, ya pasó que el peronismo, en otras épocas y también en la provincia de Buenos Aires, se presente por fuera del partido, no me merece ninguna consideración.

 

¿Comparte el reclamo de Vidal por el fondo del Conurbano?

No, en absoluto. Esto nos quita recursos. Son $3.600 millones que perdería Entre Ríos. No es que queramos perjudicar a Buenos Aires, pero no queremos generar un hueco fiscal que nos impacte en la provincia y en los municipios.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *