Los salarios mejoran, pero no se recuperan

Si bien las últimas comparaciones interanuales son positivas, informes aseguran que todavía no se saldó la caída del 2016

 

Para el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne “el aumento de salarios, en promedio en el año, le va a ganar por “goleada” a la inflación”. Si bien es cierto que en el primer semestre del año se registró una mejora, para algunos analistas el horizonte no aparece tan claro ni tan auspicioso. Según informes recientes del Observatorio del Derecho Social de la CTA Autónoma (ODSCTA) y el Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), el optimismo del Gobierno sólo puede sostenerse en la comparación interanual, es decir, si se cotejan los últimos números con los peores momentos del 2016. Por el contrario, consideran que la tendencia del salario real sigue siendo “declinante”.

 

“El Gobierno Nacional afirma que se estaría registrando un crecimiento del salario real. Sin embargo, los propios datos oficiales muestran que en mayo volvió a caer el ingreso de los asalariados registrados del sector privado en comparación con el mes anterior, situación que se repite desde el mes de febrero de este año”, aseguró Luis Campos, coordinador del ODS-CTA. En este sentido, sostuvo que la tendencia declinante del salario real en el mediano plazo “sigue siendo una característica central del mercado de trabajo en nuestro país, que se ha profundizado en la primera parte de este año”.

 

Según explica el informe del observatorio, basado en datos del Ministerio de Trabajo y el IPC CABA, la evolución del salario real de los trabajadores registrados del sector privado experimentó una fuerte caída en el primer semestre de 2016, con bajas que superaron el 10% interanual en los meses de junio y julio. Luego de esa curva descendente, y por efecto de los acuerdos paritarios cerrados entre marzo y junio, las variaciones interanuales negativas se suavizaron significativamente en los últimos meses del año, sin llegar a recuperar la caída. Sin embargo, este crecimiento sólo se prolongó hasta enero de 2017, momento desde el que el salario real “ha vuelto a experimentar retrocesos mensuales, consolidando un declive respecto de los años previos”.

 

 

Para el caso de los empleados públicos la situación es aun más compleja. Si se observa el salario de convenio de los trabajadores del sector público nacional, el retroceso en términos reales ha sido sostenido en el tiempo y luego de implementados los recientes acuerdos salariales (agosto de 2017) el salario real de convenio se encontrará un 4,7% por debajo de un año atrás y un 21,7% por debajo del nivel del año 2009.

 

De cara a los próximos meses el escenario no parece mejor. “La tendencia es declinante, y si bien las comparaciones interanuales comienzan a mostrar signos positivos, ello es producto de la crítica situación que se experimentó en el año 2016, sin que exista evidencia alguna que dé cuenta de que estamos frente a un proceso de recuperación salarial”, apuntó Campos.

 

Si se observa el salario de convenio de los trabajadores del sector público nacional, el retroceso en términos reales ha sido sostenido en el tiempo

 

En el mismo sentido, según el Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET), la mediana del salario real formal fue en julio 7,5% menor al de noviembre de 2015. Tras recuperarse parcialmente en la segunda mitad de 2016, en 2017 ha vuelto a caer en la comparación mensual. Consideraron que se trata de una “goleada inversa”: “En 2016 el salario real formal cayó 5,4% interanual. En lo que va de 2017 creció apenas 2%. El partido va 5-2, ganando la inflación”, apuntaron.

 

Según el centro de investigación, conformado por gremios, durante los primeros veinte meses de la gestión de Cambiemos el salario real mediano acumuló en promedio un retroceso del 6%. Así, se estimó que la contracción es equivalente a dejar de percibir 1,2 salarios.

 

Por otro lado, aseguraron que el salario real alcanzó su punto más bajo de la gestión macrista en julio de 2016, cuando anotó una caída del 10,9%. Desde entonces comenzó a recuperar parte del terreno perdido hasta enero, cuando el poder de compra fue 2,2% menor al de noviembre de 2015, pero luego los ingresos volvieron a deteriorarse. El dato de mayo revela un empeoramiento de 4,4 puntos porcentuales respecto a enero y las estimaciones preliminares del IET para junio y julio arrojan desde entonces un estancamiento.

Te puede interesar

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *