Las aerolíneas se anticipan a la llegada de las low cost

Las compañías aéreas comenzaron a diferenciar tarifas para equipaje en bodega, así como exceso de peso transportado y comidas a bordo, para mejorar su rentabilidad y hacer frente a las low cost

 

Las compañías aéreas que en la actualidad dominan el mercado aerocomercial nacional comenzaron a diferenciar tarifas específicas para equipaje en bodega, así como exceso de peso transportado y comidas a bordo, para mejorar su rentabilidad y poder hacer frente a la llegada de las aerolíneas que operarán vuelos low cost.

 

Esta política le permitirá a las grandes compañías ampliar el número de asientos disponibles con las tarifas mínimas establecidas para las distintas rutas, a las que también se deberán ajustar todas aquellas líneas aéreas que operarán vuelos low cost en Argentina y que ya fueron autorizadas por el Ministerio de Transporte para operar rutas de cabotaje, regionales e internacionales.

 

El Gobierno, a través de la cartera de Transporte, ratificó la decisión de que ninguna aerolínea podrá ofrecer pasajes a menor costo que el mínimo establecido para Aerolíneas Argentinas y Austral, que tienen precios de referencia para cada ruta que deben ser respetados por las empresa que desean operar en el espacio argentino.

 

Estos precios son establecidos mediante acuerdo entre las compañías para evitar competencia desleal, según explicaron fuentes del mercado aerocomercial.

 

El Gobierno, a través de la cartera de Transporte, ratificó la decisión de que ninguna aerolínea podrá ofrecer pasajes a menor costo que el mínimo establecido para Aerolíneas Argentinas y Austral

 

No obstante, ante la posibilidad de un nuevo esquema de precios de los pasajes, las aerolíneas que hoy tienen el control del mercado de cabotaje en Argentina tomaron medidas para sostener la rentabilidad.

 

LatAm, por ejemplo, implementó una nueva modalidad en la venta de pasajes que incluye tarifas diferenciadas según la cantidad de equipaje y el servicio a bordo. Con esta propuesta habrá acceso a tarifas hasta 20% más económicas.

 

Una valija extra en vuelos nacionales puede tener en LatAm un costo de entre$ 500 y $600. Un exceso de peso de entre 23 y 32 kilos tendrá un costo de entre $250 y $300 pesos y, si superan los 32 kilos hasta los 45, el costo sería de entre $500 y $600 pesos.

 

La aerolínea había dispuesto comenzar a cobrar la comida a bordo y difundir sus precios a través de Mercado Latam para acceder a más de 50 productos de marcas conocidas con valores que van desde los $20 a los $100, pero la medida está suspendida por cuestiones gremiales.

 

En cuanto a Aerolíneas Argentinas, aún no se cobran adicionales por valija o por el catering de a bordo, pero no se sirve más comida en vuelos que no superan las dos horas de viaje.

 

Además, implementó una subasta para poder viajar en Clase Ejecutiva o Club Cóndor cuando alguien compre un pasaje en económica que se hará con 7 días de antelación, confirmando entre 48 y 24 horas antes del vuelo.

 

Las aerolíneas que hoy tienen el control del mercado de cabotaje en Argentina tomaron medidas para sostener la rentabilidad

 

Otra subasta permite comprar el asiento de al lado si se encontrara libre o todo el espacio que se requiera para completar la fila, con la misma dinámica que los upgrades, y se podrá pagar para acceder a la sala VIP, aun viajando en Económica, y reservar a un precio más conveniente para poder llevar una valija adicional en el vuelo.

 

El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, sostuvo días atrás que “la tarifa promedio para volar dentro de la Argentina bajó un 20% a lo largo del último año y medio” y remarcó que “hoy volar en la Argentina es más barato”, al tiempo que descartó que vayan a suprimir el piso que rige para las tarifas aéreas.

 

El funcionario también insistió en que “es correcto el actual piso de la banda tarifaria”, aunque admitió que se trata de una tarifa cuyo piso “está congelado” desde hace un año y medio, motivo por el cual ya se depreció en pesos más de 35% por efecto de la inflación acumulada.

 

El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, sostuvo días atrás que “la tarifa promedio para volar dentro de la Argentina bajó un 20% a lo largo del último año y medio”

 

La decisión del Gobierno de hacer respetar las tarifas de referencia a todas las operadoras también le pone un límite a las ambiciones de expansión de las llamadas low cost dentro del país, y meses atrás, Dietrich ya había advertido que no habilitaría una “competencia salvaje” contra Aerolíneas Argentinas.

 

De las aerolíneas que se presentaron y obtuvieron autorización para operar nuevas rutas en nuestro país (Andes, American Jet, Alas del Sur, Avian y Flybondi) sólo Flybondi se presenta como low cost, con un modelo que imita a las aerolíneas europeas y con anuncios de inversiones para montar en El Palomar un aeropuerto alternativo.

 

Sin embargo, la posibilidad de implementar en Argentina un sistema como el que está vigente en Europa, por ejemplo, con compañías como Ryanair, EasyJet o Norwegian está acotado a la banda tarifaria mínima vigente.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *