La fuga pegó un salto en julio y continuó el drenaje de divisas

La cuenta corriente cambiaria dio un rojo de US$ 1.427 M por turismo y los intereses

 

Por Mariano Cúparo Ortiz

 

La fuga trepó altísimo en julio y le metió más presión al mercado de cambios, sumándose a las salidas de divisas por turismo, que siguió firme y por intereses de deuda pública, que son la nueva aparición. La Inversión Extranjera Directa (IED) siguió bajita y apenas alcanzó un empate técnico con su prima, la remisión de utilidades.

 

El que siguió aguantando por el lado de la cuenta financiera es el endeudamiento público, que brinda sostén de corto plazo pero que dio rojo en julio por la altísima fuga. Como viene ocurriendo, el saldo positivo de los bienes no logró evitar el rojo de cuenta corriente.

 

Salto la FAE

 

La fuga ya venía siendo insostenible para algunos analistas, si se piensa en el largo plazo, ya que venía promediando mensualmente US$ 1.000 M mensuales. Pero en julio rompió los velocímetros y saltó a una salida neta por Formación de Activos Externos (FAE) de US$ 2.400 M. Niveles precepo. Una salida difícil de compensar. Así, la cuenta capital y financiera del sector privado no financiero dio un rojo de US$ 1.096 M, mostrando una reversión de US$ 1.700 M respecto al mismo mes de 2016, tal como destacó el BCRA.

 

La fuga trepó altísimo en julio y le metió más presión al mercado de cambios, sumándose a las salidas de divisas por turismo, que siguió firme y por intereses de deuda pública, que son la nueva aparición

 

En el desagregado se observa que del total del neto de la FAE, US$ 1.719 M corresponde a pequeños clientes que en general compran y los dejan en el país, ya sea dentro o fuera del sistema financiero, y US$ 755 a jugadores grandes que no transfieren al exterior (1.713 compradores que pertenecen a estratos altos y compran por más de US$ 2 M, tal el detalle del BCRA).

 

Rojo corriente

 

La cuenta corriente, a la que se podría mencionar más claramente como la generación genuina de divisas, sigue registrando un continuo deterioro. En julio dio un rojo de US$ 1.427 M. Lo que se viene registrando es un incremento de los números persistentemente negativos del saldo de los servicios, con un turismo siempre en rojo y una carga de intereses cada vez mayor poniéndole peso al ingreso primario. Y a la vez un saldo positivo de bienes que no presenta grandes crecimientos y por ende no compensa.

 

De hecho, los servicios, cuyo rojo creció 16% interanual, dieron un negativo neto de US$ 970 M. Lideró por supuesto el turismo, una de las causantes del drenaje de divisas, con US$ 896 M netos por debajo. La balanza de bienes no logró compensar el saldo comercial del MULC: dio arriba por US$ 302 M en julio. La buena: las exportaciones crecieron 11% interanual y las importaciones, con cierta apertura mediante, 8%.

 

Intereses y remisión

 

El ingreso primario, es decir los pagos por intereses de deuda y la remisión de utilidades, dio una salida neta de US$ 789 M. Se explica principalmente por los intereses generados por la deuda en dólares del sector público. Los intereses dieron abajo US$ 539 M. El 74% de ello estuvo explicado justamente por el sector público, con pagos por US$ 402 M. “Se destacaron los bonos internacionales”, remarcó el informe del MULC del BCRA.

 

Lo que se viene registrando es un incremento de los números persistentemente negativos del saldo de los servicios, con un turismo siempre en rojo y una carga de intereses cada vez mayor poniéndole peso al ingreso primario

 

La remisión dio también un déficit neto y fue de US$ 250 M. Un número apenas por encima del ingreso que generó la IED, que llegó apenas a US$ 234 M. Este punto es clave: el oficialismo espera que en el futuro la cuenta de la IED explote y que sea la inversión productiva la que traiga los dólares que permitan hacer sostenibles los balances del MULC. Por ahora no se registra en lo observado, e incluso en julio la remisión ganó 1 a 0, pero toda la política económica, con sus críticos y seguidores, apunta sus cañones hacia ahí.

 

 

Si se suma la inversión de cartera, es decir la financiera, con un componente algo más volátil y especulativo, el neto dio US$ 451 M. Bastante menos de lo que había dado junio. Se sabía: julio fue un mes de mayor volatilidad, en la previa a las PASO.

 

Sector público

 

Por el lado de la cuenta financiera, el que viene trayendo los dólares, entonces, es el sector público, aunque en julio eso no estuvo tan acentuado como en otros meses. El saldo del sector público dio arriba US$ 584 M, de la mano de las Letes del Gobierno Nacional y de colocaciones de los locales, y sólo compensó parcialmente la salida del mes. Con todo, el BCRA perdió reservas por US$ 980 M, a lo largo del mes.

Te puede interesar

One Comment

  • SAMUEL GOLBERT dice:

    LOS DATOS Y CIFRAS MENCIONADAS NO ALIMENTAN AL OPTIMISMO.- SOMOS MUCHOS LO QUE ESTAMOS ALARMADOS POR ESTE CUADRO ECONÓMICO TAMBIÉN DESCRIPTÓS POR EL AUTOR DE ESTA NOTA.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *