¿Qué inversiones seguir de cerca tras las PASO?

El oficialismo ha quedado bien posicionado para octubre, y hacia adelante, para avanzar con las reformas estructurales aún pendientes en Argentina

 

Por Equipo de Research de PUENTE

 

Las PASO dejaron un panorama electoral favorable para el oficialismo: acumuló un 35,9% de los votos a nivel nacional y se impuso en diez provincias, sumado a resultados ajustados en la provincia de Buenos Aires (habrá que aguardar por el escrutinio definitivo) y en Santa Fe. En tanto, Unidad Ciudadana y sus aliados alcanzaron algo más del 20%, siendo la segunda fuerza más votada a nivel nacional, mientras que el PJ no alineado se llevó al 17,1% de los votos y 1País, 7,4%.

 

De esta forma, el oficialismo ha quedado bien posicionado para las elecciones legislativas que tendrán lugar en octubre, y hacia adelante, para avanzar con las reformas estructurales aún pendientes en Argentina, las cuales deberían generar un crecimiento sostenido de largo plazo, sin los vaivenes a los que ha estado sometido el país a lo largo de su historia. Como resultado, se ha visto reforzada la confianza de los inversores tanto locales como internacionales, impacto que ya se había reflejado en parte en las fuertes subas de los activos argentinos en los últimos días.

 

 

Frente al nuevo panorama, sumado al ajuste del tipo de cambio de los últimos dos meses y tasas reales atractivas, desde PUENTE encontramos mayor valor entre los bonos en pesos, direccionando 30% de nuestros portafolios hacia títulos en moneda local. Entre ellos preferimos tomar posiciones en fondos de inversión de Lebac o en renovar Lebac, ya que esperamos que el BCRA mantenga las tasas elevadas con el objetivo de seguir desacelerando la inflación hacia su objetivo del año de entre 12% y 17%, así como en bonos ajustados por CER, como el Discount Peso (DICP) o el Boncer 2021 (TC21), donde las tasas reales de estos títulos superan el 4% y ofrecen un carry elevado para los próximos meses por la persistencia de la inflación.

 

Respecto a las posiciones en dólares, en las cuales direccionamos 50% de los portafolios,  encontramos un mayor espacio para desplazarnos hacia bonos con mayor duration, los cuales ofrecen rendimientos superiores, además de potenciales ganancias de capital en el mediano plazo. En este sentido, aumentamos a 20% nuestra ponderación en bonos de largo plazo, como los Discount (DICY y DICA) y el bono centenario (AC17), reduciendo posiciones títulos de corto plazo. Asimismo, mantenemos 15% de las carteras en bonos provinciales, particularmente en las provincias de Buenos Aires y  Córdoba, y 15% en bonos corporativos, siendo IRSA Propiedades Comerciales, Pampa Energía y Banco Macro los emisores donde encontramos el mayor valor.

 

Por el lado de las acciones, elegimos diversificar posiciones en aquellas compañías y sectores expuestas a la expansión del crédito, como son el financiero e inmobiliario, así como en petróleo y gas, por sus potenciales desarrollos en el largo plazo, destinando el restante 20% de los portafolios. Dentro del sector financiero favorecemos las acciones de Banco Francés y Banco Macro, mientras que en el sector inmobiliario resulta atractiva IRSA. Por último, elegimos a YPF en el sector de petróleo y gas, dado su potencial de desarrollo en el sector gasífero y su atractiva valuación.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *