La inflación en la Ciudad fue de 1,8% en julio

El número está apenas por debajo del 2% estimado para el IPC Nacional que el Indec publicará mañana, a sólo tres días de las PASO

 

Por Mariano Cúparo Ortiz

 

El IPC CABA dio 1,8% en julio, apenas por debajo de lo que se espera para el IPC Nacional, que se publicará mañana y daría alrededor de 2%. De esa forma la inflación acumulada para lo que va del año llegó en la Ciudad a 15% y quedó bien cerca del techo de 17% que se planteó el BCRA como meta para el IPC Nacional (que hoy llegaría al 14% acumulado). La interanual quedó en 22,9%. Para el IPC Nacional de julio el BCRA se planteó alcanzar el 21-22% interanual.

 

El dato de la inflación núcleo merece especial atención, ya que es el que más mira el BCRA, por ser una buena muestra de la tendencia de los precios dejando de lado el factor estacional, que va y viene, y el de los regulados, que si bien responde a decisiones de política y se siente igual en el bolsillo, incide sólo en los primeros meses tras su aplicación. La Resto de la CABA dio 1,7%, idéntica a la de junio, y volvió a mostrar lo difícil que resulta desacelerarla por debajo de su piso.

 

Al respecto, el economista Martín Polo destacó en Twitter el vaso medio lleno: “Pese a la suba del Tipo de cambio registrado en los últimos meses, el IPC Core mantuvo unavelocidad crucero de 1.7% mensual”.

 

 

Las claves para explicar la aceleración inflacionaria observada en la CABA fueron exactamente las que venían anunciando los analistas en la previa: la suba en combustibles, que infló fuerte los precios de la división Transporte; la estacionalidad propia de un mes en el que hay vacaciones, que empujó a Hoteles y restaurantes y a Recreación y cultura; el aumento en las prepagas, que hizo que se disparara Salud; y el ajuste en las remuneraciones del servicio doméstico, que pegó sobre Equipo y mantenimiento del hogar.

 

Los datos de inflación que se publican mes a mes siguen poniendo sobre la mesa algunas contradicciones de la política económica

 

Por el contrario, ayudaron las liquidaciones de la temporada otoño-invierno, que llevaron a la división Prendas de vestir y calzado a números negativos y le restaron casi 0,1 puntos al total.

 

Los datos de inflación que se publican mes a mes siguen poniendo sobre la mesa algunas contradicciones de la política económica. El BCRA le juega a la tasa de sus instrumentos de política monetaria pero las decisiones de precios relativos que toma el Ejecutivo terminan influyendo fuerte en las aceleraciones y desaceleraciones.

 

Como con la devaluación y quita de retenciones de principios de gestión, la corrección de tarifas de 2016 y la de 2017, las aceleraciones y desaceleraciones muestran una alta volatilidad que se escapa de las manos de la autoridad monetaria. Lo que en febrero-marzo-abril fue preocupación, luego fue celebración en mayo-junio y ahora es preocupación justo en el mes de las PASO, si es que el IPC Nacional confirma el número alto que se espera.

 

La suba en naftas, sumado a incrementos en taxis y aéreos, llevó a la división Transporte a un incremento promedio de 3,1% en la Ciudad. Eso le aportó 0,35 puntos a la inflación porteña (es decir que el IPC CABA hubiese estado más cerca de 1,4% sin el aumento dispuesto por el Ministerio de Energía). La suba en prepagas, otro regulado, llevó a la división Salud a un incremento de 3,4%, que le aportó 0,29 puntos al total.

 

La estacionalidad propia de las vacaciones de invierno le agregó además 0,56 puntos. La división Restaurantes y hoteles mostró una variación de 3,3%, lo que agregó 0,3 puntos, y la de Recreación y cultura subió 2,7%, lo que sumó 0,26 puntos al total. Por último, los incrementos en las remuneraciones del servicio doméstico infló a Equipo y mantenimiento del hogar 3,1% y le agregó 0,22 puntos al dato de julio. Los Alimentos y bebidas no alcohólicas aumentaron 1,2% y le sumaron 0,2 puntos al total.

 

Las liquidaciones de otoño-invierno jugaron en la dirección contraria y moderaron el número final: Prendas de vestir y calzado dio -1,3% y le restó 0,09 puntos al total. Sin esas bajas la inflación de julio habría rondado el 1,9%

 

También se publicó el IPC Mendoza, que se aceleró fortísimo y llegó a 2% (acumula 14,7% en lo que va del año), tras el 0,8% de junio. Las explicaciones son similares a las que se vieron en la CABA: Atención médica y gastos de salud dio 3,8% y le agregó 0,4 puntos, Transporte y comunicación dio 3,2% y sumó 0,7 puntos, Esparcimiento subió 3% y sumó 0,1 puntos, Equipamiento y mantenimiento del hogar dio 2% y agregó 0,1 puntos. Los Alimentos y bebidas dieron altos: 1,9% y agregaron 0,6 puntos.

 

Leve aceleración mostró también el IPC Neuquén, que dio 1,3% y en junio había dado un bajísimo 1%. Ahí también “las principales subas mensuales se registraron en Atención médica y Gastos para la Salud (4,18%), Transporte y Servicios para el mismo (3,86%)”, tal como destacó el informe publicado por Dirección Provincial de Estadísticas y Censos neuquina.

 

La interanual de Mendoza dio 20,3% y la de Neuquén 19,5%. Mirando esos números, el director de Epyca Consult, Martín Kalos, destacó que “es la inflación más baja en al menos 5 años y es un logro de este Gobierno ya que era su principal objetivo, aunque con un costo colateral muy discutible”.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *