Por qué importa, y mucho, el resultado de las PASO

La misma noche del 13 de agosto, con los números en la mano, se pondrán en marcha las estrategias para las elecciones generales del 22 de octubre

 

En los días previos a las primarias no cabe esperar modificaciones sustanciales en las estrategias que han seguido hasta ahora los principales candidatos. A pesar de que habrá poca competencia, lo que ocurra el 13 de agosto será clave para determinar los pasos que seguirán los actores políticos hasta octubre. La misma noche de las primarias, con los resultados en la mano, todas las estrategias estarán en revisión de cara a las elecciones generales.

 

Y, como siempre, todos los análisis empiezan por la provincia de Buenos Aires:

 

  • Las primarias en la provincia de Buenos Aires, según las encuestas y los antecedentes de 2015, se presentan reñidas. El período que irá desde el 13 de agosto a las 22 de octubre tendrá muy diferentes características si gana Cristina Fernández que si lo hace el oficialismo. Si se impone la expresidenta, el manejo de la economía sería ser algo más complejo según sostiene el propio  Gobierno que respondería a la derrota poniendo en marcha medidas destinadas a favorecer  a los sectores sociales que le fueron reacios en las primarias, que estarán concentrado en el GBA que será la última región del país en sentir la recuperación.

 

  •  En Buenos Aires, la elección se definirá en la primera sección electoral. La tercera sería muy favorable para Cristina, en el interior provincial ganaría ampliamente Cambiemos y en la primera no hay una tendencia definida. En 2015 Daniel Scioli le ganó por poco a Macri y es la sección en la que más fuerza tiene Massa. Además, a diferencia con lo que ocurría hace dos años, hoy Cambiemos tiene mucho más recursos institucionales porque tiene varias intendencias.

 

A pesar de que habrá poca competencia, lo que ocurra el 13 de agosto será clave para determinar los pasos que seguirán los actores políticos hasta octubre

 

  •  Hay un dato que favorece al Gobierno, y es que en caso de perder, cuenta con más recursos para modificar su situación mientras que a Cristina le costará mucho revertir un segundo puesto  en las  primarias porque para aumentar su caudal electoral, más allá de su núcleo duro, necesita que la situación económica se deteriore, o al menos no mejore, porque ése es el eje de su campaña. Si los pronósticos de los analistas se cumplen, y la economía mejora levemente hacia octubre, agosto este sería el mejor momento electoral de Cristina salvo que obtenga un gran triunfo y genere un clima favorable a su figura en votantes de Randazzo y Massa.

 

  • En las elecciones generales, casi siempre se premia a los ganadores y se castiga a los perdedores de las primarias, ampliando las diferencias de votos. El interrogante es si en esta oportunidad, con  primarias sin competencia y cumpliendo la función de una primera vuelta, ocurrirá lo mismo. Por lo tanto, luego de las primarias, en función de los resultados,  cabe esperar una proliferación de mensajes por parte de los dos primeros para lograr el apoyo de los votantes de los otros candidatos invocando el voto útil. Porque en las elecciones para el Senado hay sólo lugar para dos fuerzas.

 

  •  Todos los candidatos desplegarán  estrategias para atraer a quienes no votaron en las primarias o lo hicieron en blanco. En todas las elecciones anteriores votaron muchas personas en las generales que en as PASO. En 2015 la diferencia fue de 700.000 votos y, además, en las generales hay más votos afirmativos. Hace dos años, los votos en blanco o nulos, pasaron de 520.000 en las primarias a 300.000 en las generales.

 

En las elecciones generales, casi siempre se premia a los ganadores y se castiga a los perdedores de las primarias, ampliando las diferencias de votos. El interrogante es si en esta oportunidad es ocurrirá lo mismo

 

  • Según las encuestas, y los antecedentes recientes, Sergio Massa saldrá tercero pero la magnitud de la distancia con relación a los dos primeros será clave.  A mayor diferencia, se acrecentará la presión de los dos primeros para conquistar a sus votantes y lo mismo ocurrirá con los de Florencio Randazzo. Mientras que los votantes de los candidatos de izquierda no modificarán sus preferencias. Si la distancia de Massa con relación a los dos primeros es acotada, tendrá más argumentos para resistir la polarización. Tiene un antecedente que lo favorece porque lo logró en las presidenciales de 2015

Pero además de la de Buenos Aires, hay otras primarias que merecen atención:

 

  • La elección en  Santa Fe también genera interés por la ruptura para esta instancia del histórico frente de socialistas y radicales que va por su tercer período de gobierno en la provincia y que abre un interrogante para las elecciones de gobernador en 2019.A su vez, habrá una primaria atractiva en la que compiten el exministro Agustín Rossi que representa al kirchnerismo y la exjueza Alejandra Rodenas que expresa a los sectores tradicionales del peronismo santafesino.

 

La elección en  Santa Fe también genera interés por la ruptura para esta instancia del histórico frente de socialistas y radicales que va por su tercer período de gobierno en la provincia

 

  • Córdoba es el segundo distrito del país y hay una elección reñida entre el oficialismo local y Cambiemos. Es una elección que tendrá mucha importancia para el futuro del peronismo porque el gobernador Juan Schiaretti aspira a liderarlo  sustentado por la liga de gobernadores. Por ese motivo dejó de lado la idea de una campaña de “baja intensidad” para no colisionar con el Gobierno nacional al que ahora cuestiona fuertemente. Para lograr su objetivo, el gobernador de Córdoba  deberá ganar en su provincia y esperar que Cristina no se imponga en Buenos Aires porque sería su rival directa por el liderazgo del peronismo.

 

  • Particular interés tienen  las primarias en las provincias que este año renuevan a sus senadores. En casi ninguna de ellas hay terceras fuerzas políticas relevantes cuyos votantes podrían volcarse hacia alguno de los que salieron primeros en las PASO, y consecuentemente, alterar el resultado.  Por lo tanto, los resultados de agosto virtualmente anticiparán los de octubre en la mayoría de los casos.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *