Gobierno se agranda y vaticina “décadas de crecimiento”

Los brotes verdes son cada vez más, y el Gobierno asegura que son sustentables

Letes: el Tesoro pagó 5,25% en dólares y 42,1% en pesos

 

Más allá de que no se sienta en la calle, la economía, repiten en Balcarce 50, está lanzada. La penetración en las sensaciones sociales es cuestión de tiempo. “El barco recién se está empezando a mover y es lógico que no todos se den cuentas de eso”, dicen, apelando a metáforas naúticas, en la Casa Rosada. Ciertamente, todos los indicadores de la economía real han pasado del rojo hacia el verde y, además, en despachos oficiales creen que se trata de un crecimiento más sostenible y, potencialmente, muy duradero. “Enfrentamos estas elecciones, que para nosotros son determinantes, sin hacer populismo ni priorizar en el corto plazo”, agregan.

 

Con la difusión de los brotes verdes, el Gobierno se empezó a agrandar. “Realmente creo que Argentina está a las puertas de iniciar un proceso de crecimiento que puede durar décadas, porque nunca antes conjugó un montón de cosas que hoy está poniendo en el mismo programa. En el cual estamos bajando impuestos, bajando el gasto público en relación al producto, bajando la inflación, creciendo sin anabólicos, sin magia, sin medidas artificiales, sin exceso de creatividad, sin fijar el tipo de cambio, sin pisar las tarifas”, dijo ayer Nicolás Dujovne ante el bisemanario Perfil.

 

Ciertamente, no hay dudas de que la economía está creciendo (aunque algunos economistas prefieren apodar la fase en curso como “recuperación”). “Los datos del nivel de actividad conocidos en la última semana marcan un avance más definido de la recuperación económica, con mejoras ya no sólo si se compara con los niveles de un año atrás, sino incluso con los de fines de 2015. Adicionalmente, al liderazgo que venían mostrando la construcción y el agro, se agregan ahora también números positivos en la industria y el comercio, señal de un avance sectorial más extendido”, celebraron desde el Banco Ciudad en su informe semanal.

 

“Dejamos atrás una semana prolífica en brotes verdes. Sorprendieron gratamente los informes oficiales de actividad industrial (+6,6% interanual en junio) y de la construcción (+17%). De todos modos, el dato más destacable probablemente lo haya aportado la recaudación tributaria de julio. AFIP anunció que el IVA Bruto (incluyendo Devoluciones) recaudó 36% más que en julio de 2016, casi 14 puntos porcentuales por encima de la inflación anual. Más allá de que julio de este año tuvo un día laborable más que en 2016, la fuerte mejoría real de la recaudación del impuesto al consumo da cuenta de un mayor dinamismo en el renglón de la demanda agregada que –hasta aquí- venía más rezagado”, agrega Federico Muñoz en su reporte semanal.

 

¿Décadas?

 

Por ahora, en el sector privado tienen una visión más precavida. Por un lado, por las elecciones. Si Cristina gana, el 2018-2019 va a ser muy distinto que el escenario con Cambiemos ganando: dólar más alto, inflación en alza, menos inversión y mayores complicaciones financieras configuran un cóctel difícil. Por otro lado, porque aún persisten grandes desequilibrios macro, arrancando todo por el enorme agujero fiscal, que casi todos mensuran por arriba de 6% del PIB y su corrección implicará lastres para la demanda agregada. Y, tercero, porque la economía está operando, a diferencia de 2001-2002 por caso, sustancialmente más cerca de su potencial y, por ende, cada punto de crecimiento implicará más esfuerzo. En otras palabras, para que el crecimiento se extienda Cambiemos debe mantener niveles de apoyo altos, avanzar seriamente en la convergencia macroeconómica y emprender las reformas a nivel micro que liberen el crecimiento. La batalla empieza el domingo.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *