Si gana CFK, el “billete” seguirá demandado (pero sin escaparse)

Los analistas sondeados por El Economista consideran que el “billete” seguirá bajo presión si gana Cristina, aunque el BCRA tiene poder de fuego para mantenerlo a raya

 

Por Alejandro Radonjic

 

Los argentinos votan el domingo y el mercado, el lunes. Y lo que hagan los primeros con las boletas determinará lo que decida el segundo con sus billetes. Los resultados de las urnas pueden ser tres: una victoria cómoda de Unidad Ciudadana (4-5 puntos para arriba), un triunfo acotado de ese mismo frente (menos de 4 puntos) y  una victoria de Cambiemos (por más ajustada que sea). Según las encuestas, la cosa no sale de ahí en la madre de todas las batallas.

 

El precio más sensible, tal como viene siendo, es el dólar, que ayer cerró debajo de $18 gracias a los casi US$ 300 M que puso Federico Sturzenegger en la plaza.  Además de ser un precio clave y sensible, su evolución no es neutral.  Sus deslizamientos impactan en los demás precios (aunque un dólar hacia abajo no siempre arrastra los precios en esa dirección). Si el dólar sube, como ha venido ocurriendo, los demás precios suben y la tasa de interés debe seguir alta (por eso las Lebac cortas pagan más de 27%).

 

Las visiones

 

A los bifes. Si gana CFK, ¿se dispara el “billete”? “Mi respuesta es que no y los motivos son varios”, dice, categórico, Miguel Angel Boggiano, CEO de Carta Financiera. “Imaginando que el mercado decidiera alocadamente comprar dólares, el BCRA tiene sobrado poder de fuego para combatir una corrida. Tal es así que las reservas están ligeramente por debajo de los U$S 50.000 millones, muy cerca del récord de los años 2007 y 2011”, dice.

 

Boggiano va más allá: “Pero en la práctica, no creo que eso sea siquiera necesario. El mercado sabe de aritmética elemental y entiende que una victoria de Cristina, aun en octubre, jamás le abrirá la posibilidad  de una victoria en las presidenciales del 2019: el antivoto a Cristina es feroz”.

 

Martín Vauthier (Estudio Bein) también hace eje en el cofre de Reconquista 266. “Cabe destacar que con reservas del BCRA por US$ 49.000 millones y depósitos del Tesoro y las provincias en el sistema financiero por US$7.700 millones, el Gobierno dispone de amplio margen para marcar un techo al dólar, incluso frente al salto en la demanda de cara al proceso electoral que comienza con las PASO el próximo domingo y culmina con las elecciones legislativas del 22 de octubre”, dijo en diálogo con El Economista.

 

 

“Crecerá la demanda inicialmente por una mayor dolarización de portafolios, pero entendemos que el BCRA debería mantener su intervención vendedora a los precios actuales para mostrar su capacidad de control del mercado y no alentar un mayor proceso de dolarización de carteras”, dice Hernán del Villar (Estudio Alpha). Y, además de poner la reservas, dice que la autoridad monetaria “también debería subir la tasa de interés como para mostrar la decisión del BCRA, especialmente luego de la inflación núcleo de julio (1,8%) que muestra que le cuesta bajar de 22/23% actual”.

 

Federico Furiase, profesor de la UTDT, cree que, aún con una victoria de CFK, la dolarización no se disparará porque ese escenario ya está “priceado”. “Los mercados tienen descontado cierta ventaja de Cristina frente a Esteban Bullrich y, por lo tanto, de convalidarse este escenario, probablemente la presión cambiaria empiece a ceder con ayuda de la señal de intervención del BCRA”, sostuvo en diálogo con El Economista.

 

Aunque, aclara, no habría pax cambiaria si la grieta electoral es más amplia. “Si la diferencia a favor de Cristina se ampliara en las elecciones de las PASO (más de 5 puntos sobre Cambiemos), la presión ascendente sobre el tipo de cambio podría intensificarse, con potencial efecto contagio hacia los precios de las acciones y de los bonos más largos de la curva de bonos soberanos, en línea con un mercado que interpretaría una pérdida de capital político de Cambiemos para pasar por el Congreso las reformas estructurales requeridas para achicar el déficit fiscal y mejorar la competitividad de la economía”, agrega Furiase.

 

Algunos analistas son más pesimistas. Guido Lorenzo, economista de ACM, calcula que una victoria de Cristina puede implicar que el BCRA deba poner sobre la mesa unos US$ 5.000 M hasta octubre. Ya va más de US$ 1.000 M.  “Como mínimo”, ratifica en diálogo con El Economista. “Pero hay que ver si está dispuesto”, explica. Hay 50 ruedas entre las PASO del domingo y las generales de fines de octubre. Si se multiplican los US$ 584 M que puso el miércoles por 50 ruedas, el cálculo da casi US$ 30.000 M. Y ni siquiera los tiene Reconquista 266. Si gana Cristina, dice Lorenzo, “creo que el BCRA hacia un mix: dejar correr el dólar hasta los $19, una zona gris donde la demanda se calma un poco, y el BCRA te lo hace fluctuar para que no lo lleven puesto”.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *