Escepticismo en el Gobierno por rumores sobre renta financiera

Los nubarrones con respecto a gravar la renta financiera parecerían ser una puesta en escena del Gobierno más que una inminente realidad

 

Los nubarrones con respecto a gravar la renta financiera parecerían ser una puesta en escena del Gobierno más que una inminente realidad. En la Casa Rosada se mezclan las ganas de obtener más protagonismo de cara a las elecciones de octubre y captar el electorado massista más que la precisión de los trascendidos. Hasta ayer, por ejemplo, tanto en el Ministerio de Finanzas como en la Comisión Nacional de Valores (CNV) desconocían de cualquier paper oficial que propusiera gravar la renta financiera.

 

Más allá de los rumores, que empezaron a circular otra vez con la presentación informal de la reforma tributaria que llevó Nicolás Dujovne a Mauricio Macri, no hay nada en concreto. De hecho, fuentes del mismo Gobierno hablan de que los trascendidos podrían tener que ver con una estrategia electoral. “El Gobierno sabe bien el mercado de capitales que tiene. Y sabe que es inexistente. Se está trabajando y mucho para que crezca la operatoria y que más empresas puedan financiarse. ¿De qué serviría generar ruidos si lo que buscamos es que aprovechen las bajas de las tasas para tomar financiamiento?”, decía una fuente oficial de un organismo encargado de velar por el buen funcionamiento del mercado de capitales.

 

Según su visión, el “run run” tiene que ver con la necesidad de quitarle la agenda a Sergio Massa. “Si hubiera algo en concreto lo sabríamos, o nos hubieran consultado. No hay nada”, confían desde la CNV. Lo mismo dicen desde Finanzas. “No es algo que estemos tratando ni en lo que se haya pensado avanzar”, explicó el mismo Caputo. “No hay nada resuelto”, enfatizó el funcionario.

 

La frase del ministro se contradice con las declaraciones del jefe de Gabinete, Marcos Peña, que hace un par de meses aseguró que existía la posibilidad de incluirla en la próxima discusión de la reforma impositiva. También lo deslizó Mario Quintana al advertir que “algo tenemos que hacer”.

 

Lo cierto es que el Gobierno había decidido excluir la aplicación de un impuesto sobre la renta financiera al tratarse la modificación del Impuesto a las Ganancias a fines de 2016. Y todo indica que en caso de aplicarse algún tipo de impuesto sobre la renta financiera sería extremadamente acotado.

 

La renta financiera que no está gravada es solo la que obtienen las personas físicas ya que las sociedades pagan impuesto a las ganancias sobre toda la renta. Algunas voces en el oficialismo creen que hay que avanzar sobre la renta financiera pero teniendo en cuenta todos los efectos posibles sobre el ahorro y su modalidad. Por ejemplo, los títulos públicos están exentos de Ganancias y Bienes Personales y seguirán así. En el caso de acciones, es la empresa la que paga el impuesto. Y quedarían por gravar los plazos fijos, algo que en un contexto inflacionario y las tasas negativas en términos reales resulta inverosímil.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *