Las disputas que se abren en las provincias en donde hubo PASO

Casos en los cuales los ganadores deberán retener los votos de sus rivales internos para sostener el triunfo

 

 Por Mariano Espina

 

Las internas que no sucedieron en la provincia de Buenos Aires, sí existieron en otros distritos. Y, en algunos casos, esto fue lo que le permitió a varias fuerzas alzarse con el triunfo. Con el desafío, ahora, de retener los votos de sus rivales internos para ratificar el resultado. Agustín Rossi, en Santa Fe; Cambiemos, en La Pampa; el peronismo en Entre Ríos y, también, el Movimiento Popular Neuquino (MPN) son algunos de los actores atravesados por este reto.

 

Los resultados definitivos en Santa Fe, confirmaron la victoria del Frente Justicialista sobre Cambiemos, por 15.971 votos de diferencia (516.803 a 500.832). En el desagregado por candidatos, el kirchnerista Rossi se impuso por poco más de 140.000 votos a la exjueza Alejandra Rodenas. El exministro de Defensa deberá contener, camino a octubre, el electorado de su rival interno, si quiere repetir números en las generales y ganarle a la boleta de la Casa Rosada que encabeza el radical Albor Cantard. Pese al perfil opuesto, Rodenas ya manifestó su respaldo al Frente Justicialista y a la candidatura de Rossi. Además, irá segunda en la lista, pero el gesto no garantiza el acompañamiento de parte de su electorado. Cerca de la exjueza aseguran, en diálogo con El Economista, que su votante podría partirse en tres en la elección definitiva: entre Rossi, Cantard y, una tercera vía, hacia el Frente Progresista. Cambiemos tiene otra ventaja: la floja elección de Jorge Boasso, el radical que jugó por fuera por tener imposibilitada la interna. Contabilizó 95.226 en las PASO. A Cantard le alcanzaría con cooptar una pequeña porción de lo obtenido por Boasso para asegurarse la victoria en octubre.

 

Distinto es, por caso, lo acontecido en la ciudad de Buenos Aires. Daniel Filmus, que se impuso en la interna de Unidad Porteña, cuenta con votos propios para mantener la segunda posición en octubre, y dejar en el tercer puesto a Martín Lousteau, el candidato de Evolución Ciudadana. El 13 de agosto, Filmus consiguió –ya con los números del escrutinio definitivo– 297.937 sufragios sobre los 394.380 del frente que lo cobijaba y por encima de los 248.129 obtenidos por Lousteau. Lejos de siquiera arañar los 943.022 de Elisa Carrió y Vamos Juntos, al exministro de Educación kirchnerista le alcanzaría con retener sus votos para escoltar al oficialismo porteño.

 

Las internas que no sucedieron en la provincia de Buenos Aires, sí existieron en otros distritos. Y, en algunos casos, esto fue lo que le permitió a varias fuerzas alzarse con el triunfo

 

Hay dos provincias, en las cuales el peronismo apuesta a que el Gobierno pierda votos a causa de la interna y arrebatarle así el primer puesto en la elección definitiva. Se trata de Entre Ríos y La Pampa, con más posibilidades de que suceda en la segunda. En el distrito litoraleño, Cambiemos aventajó al frente del gobernador Gustavo Bordet por 43.835 (375.301 a 331.466 votos). Ambos espacios fueron a primarias, el radical  Atilio Benedetti obtuvo 301.970 sufragios mientras que el peronista Juan José Bahillo sumó 206.561 respaldos. Por Cambiemos participaron tres listas y diez por el Frente Justicialista, que atraviesa una interna respecto a la unidad de cara a octubre.

 

El gobernador de La Pampa Carlos Verna, cuyo frente secundó a Cambiemos en las primarias (95.068 votos a 74.389), confía en revertir el escenario en octubre. En su espacio existen menos diferencias que en la alianza ganadora. Cambiemos presentó tres listas y el resultado provisorio marcó un escenario competitivo (43%, 31% y 25%). El ganador fue el diputado macrista Martín Maquieyra, que cosechó 40.888 sufragios, casi 18.000 menos que el ganador en la interna peronista, Ariel Rauschenberger.

 

Por último, sorprendió en Neuquén la victoria de Cambiemos sobre el MPN, ratificada en el escrutinio definitivo. Ahora tendrá que sostener a los dos espacios que participaron de la interna. David Schleret (PRO), ganador de la primaria, negocia aún sin certezas el respaldo de su competidor, el radical Alejandro Vidal. La diferencia por fuerzas fue 89.971 a 81.821, en favor de la lista que representa al Gobierno Nacional. Pero el candidato del MPN –que también se sometió a internas– obtuvo más votos que el macrista (77.746 a 69.121).

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *