Por el “costo argentino”, los precios duplican los de otros países

La CAC le presentó a Marcos Peña un informe sobre las problemáticas estructurales que afectan la competitividad de la economía argentina

 

Las autoridades de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) le presentaron al jefe de Gabinete, Marcos Peña, un estudio elaborado por la entidad sobre la situación actual de ciertos sectores, con el foco puesto en problemáticas estructurales que afectan las posibilidades de crecimiento sostenido y la competitividad de la economía argentina.

 

Si bien cada cadena de valor cuenta con sus características específicas, el estudio distinguió cuestiones transversales que afectan a la situación de costos y brindan margen para tomar acciones correctivas, “algunas de las cuales ya están siendo abordadas o introducidas en la agenda por parte del Gobierno”.

 

Los productos textiles en Argentina cuestan más del doble que en Estados Unidos, destaca el informe

 

“En primer lugar, la presión impositiva es un factor crítico. Sin perder de vista que es sólo uno de los múltiples factores que afectan a la competitividad, el análisis de su impacto sobre las estructuras de costos y su aporte a la conformación del precio del bien final conduce obligadamente a destacar este impacto en el primer lugar de la lista”, subrayó la investigación.

 

 

Otros factores relevantes destacados por la CAC son los costos laborales no salariales, los precios de insumos básicos, los costos logísticos y problemas de calidad de la infraestructura, los costos provenientes del bajo desarrollo del sistema financiero, además de factores tecno-productivos vinculados a las tecnologías utilizadas y la escala de los mercados.

 

“Es preciso también destacar el bajo acceso al mercado financiero y de capitales. Es por esta razón que, en algunas de las cadenas analizadas, no se pudieron constatar altos costos de financiamiento. La economía argentina muestra unos de los peores datos de Latinoamérica, con una participación del crédito del sector privado de apenas 14% del PIB”, explicó el informe. Puso como ejemplo de la problemática financiera a la del mercado de tarjetas de crédito y débito, el cual ostenta altas tasas de concentración, que devienen en un elevado costo de las operaciones de compra-venta, que se realizan a través de estos medios. El avance del comercio y de los medios de pago electrónicos, obliga a aumentar la consideración de estos costos.

 

 

Según se desprende del análisis de la CAC, estos factores adquieren una relevancia asimétrica en su incidencia sobre cada una de las cadenas de valor, lo que motivó el análisis del trabajo a nivel de cadenas. Así, se destaca que los productos textiles en Argentina cuestan más del doble que en Estados Unidos.

 

“La lógica de buscar resolver los problemas de costos internos a través de devaluaciones periódicas ha mostrado reiteradamente ser ineficaz y nociva para la economía y la sociedad en el corto y largo plazo, al acelerar los precios, generar volatilidad macroeconómica y resentir el consumo y las inversiones. Por lo tanto, en un contexto macroeconómico en el que se prevé que los objetivos de política estarán centrados en alcanzar las metas de inflación y reducir las necesidades de financiamiento del sector público, los mecanismos de mejora de la competitividad de las empresas deberán buscarse desde un enfoque meso y microeconómico”, apuntó la entidad.

 

Participaron de la reunión con el jefe de Gabinete, Jorge Di Fiori, Presidente de la CAC; Guillermo Dietrich, Vicepresidente II; Alberto Grimoldi, Vicepresidente III; Mario Grinman, Secretario; y Víctor Dosoretz, Tesorero.

 

Te puede interesar

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *