Córdoba define el sentido de la elección en el interior

Fue clave en el triunfo de Cambiemos en 2015 y hoy existe paridad entre el oficialismo y Unión por Córdoba

 

Si la provincia de Buenos Aires suele ser considerada como la “madre de todas las batallas” por razones demográficas, socioeconómicas y políticas de sobra, Córdoba fue seguramente la “madrina” del triunfo de Cambiemos en 2019. Allí recogió más de siete de cada diez votos en el balotaje que ganara Mauricio Macri frente a Daniel Scioli y allí, también, se erigió tempranamente el declive kirchnerista en el poder con la primera fractura importante del justicialismo más distante a Cristina Kirchner. El largo predominio de Unión por Córdoba en el distrito, de manera alternada entre José Manuel de la Sota y Juan Schiaretti, en cierta medida, generó algunas condiciones para que lo primero pudiera ser posible, mientras hizo su parte respecto de lo segundo.

 

En esta ocasión, Cambiemos y Unión por Córdoba se ven las caras en un distrito en el que ambos espacios consideran como su base de sustento posible o real. El espacio del presidente Mauricio Macri pretende hacerse fuerte en la provincia mediterránea para que sea una llave para consolidar su esquema de gobernabilidad y mantener bajo su órbita de relaciones amistosas a los gobernadores más importantes del justicialismo. Mientras que el gobernador Schiaretti necesita fortalecerse necesariamente en su terruño para pretender trascender más allá de los límites de la provincia. La conformación de una nueva liga de gobernadores es su objetivo, al que no puede llegar debilitado por una baja performance. La reunión del jueves pasado, en la Casa de Entre Ríos, para discutir los Fondos de Reparación Histórica del Conurbano parecen demostrarlo.

 

Duelo

 

“Deben estar asustados, si el Presidente cierra la campaña nacional en Córdoba es porque las encuestas no le deben estar dando bien”, señaló ayer el gobernador por la presencia de Macri, mañana, en la bajada de bandera en el interior, rumbo a las primarias. Schiaretti rompió hace algunas semanas su relación de buenos modales con el gobierno de Macri, con duras críticas respecto de la asignación de fondos para obras en la provincia y respecto de los datos que ofreció el Indec sobre pobreza en la provincia. De la Sota se acopló con calificativos inusuales: por caso llamó “caradura” a Macri.

 

Si la provincia de Buenos Aires suele ser considerada como la “madre de todas las batallas” por razones demográficas, socioeconómicas y políticas de sobra, Córdoba fue seguramente la “madrina” del triunfo de Cambiemos en 2019

 

Sin el “gallego” de candidato, pero con participación en la campaña, Schiaretti puso el cuerpo. Convirtió a su vicegobernador Martín Llaryora en primer candidato y a su esposa, Alejandra Vigo ocupando el segundo lugar. Tercero, el titular de la Agencia Córdoba Joven, Paula Cassinerio, y cuarto casillero para el legislador provincial, el delasotista Daniel Passerini. Con estos protagonistas, el peronismo cordobés se siente con muchas chances de hacer una buena primera elección. Tiene buena presencia en el interior y no descarta tener una performance acorde en la ciudad capital, gobernada por el radicalismo.

 

Por el lado de Cambiemos, la apuesta fue por un dirigente PRO puro y de buen contacto con la Casa Rosada. La elección recayó sobre el exárbitro Héctor Baldassi, que va por la renovación de su banca en la Cámara Baja. Esto le trajo algún dolor de cabeza con el radicalismo provincial, que pretendía hacer valer su peso histórico en la provincia y su predominio en la Capital. Y provocó un cierre de listas más tenso de lo esperado. De todos modos, será secundado por la legisladora nacional de la UCR Soledad Carrizo. El intendente de Jesús María y referente del PRO, Gabriel Frizza ocupa el tercer lugar, con chances ciertas de estar entre los nueve designados, mientras que Brenda Austin (diputada nacional por la UCR) y, en quinto lugar, Diego Mestre, hermano del intendente de Córdoba, Ramón Mestre, completa la nómina. Habrá internas reales: compite con la lista “Para la Democracia Social” del sector alfonsinista que impulsa a Dante Rossi, María del Carmen Cabral y Cristian Canalis.

 

Otras fuerzas

 

En tanto, entre los otros frentes y alianzas que competirán el domingo están el espacio kirchnerista Frente Córdoba Ciudadana, encabezado por Pablo Carro (dirigente sindical universitario) y Eduardo Fernández (dirigente empresario de Apyme), en tanto el Frente de Izquierda (FIT) impulsa a Liliana Olivero, Javier Musso y Jorge Navarro. El sector de la Izquierda al Frente por el Socialismo lleva a Luciana Echevarría, Eduardo Mulhall, Raúl Gómez y la alianza Somos (ex Frente Progresista, Cívico y Social) tiene en su lista a Néstor Moccia y Eliana Brizzi. En cuanto a los partidos políticos que no conformaron alianzas, como el caso de GEN (Generación para un Encuentro Nacional) tiene como precandidatos a Miguel Ortiz Pellegrini, Griselda Baldata y Juan Carlos Vega. El distrito electoral Córdoba elegirá nueve diputados nacionales para reemplazar a los que cumplen mandato: los mencionados Mestre, Austin, Carrizo y Baldassi, más Andrés Guzmán y Ernesto Bernabey, del Bloque Brigadier General Juan Bautista Bustos; y Agustín Calleri, María Eugenia Brezzo y Blanca Rossi de Unión por Córdoba-UNA.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *