La caída del empleo en la industria no encuentra su piso

La cantidad de trabajadores en la industria manufacturera en mayo de 2017 fue la más baja desde agosto de 2010

 

El comportamiento del empleo en la industria manufacturera parece haberse desacoplado de la evolución del mercado de trabajo durante el último año. Mientras se consolida una recuperación lenta de los puestos perdidos durante 2016, el empleo en el sector industrial sigue siendo el dato que cada mes aparece con el signo menos delante.

 

Un informe del Observatorio del Derecho Social de la CTA muestra que la creación de empleo en este sector se estancó a fines de 2011 y a partir de septiembre de 2015 se inició un proceso de destrucción neta de puestos de trabajo que, luego de 20 meses, aún no ha encontrado su piso. Como consecuencia de este deterioro la cantidad de trabajadores en la industria manufacturera en mayo de 2017 fue la más baja desde agosto de 2010. “Para poner en contexto este retroceso, desde septiembre de 2015 la caída ha sido de casi 5% y ha superado la magnitud del deterioro registrado durante la crisis de fines de 2008 y principios de 2009. En términos interanuales, la variación negativa registrada en el último trimestre de 2016 fue la peor desde el año 2002”, apunta el estudio.

 

Por otro lado, se advierte que cada vez los empleos directos creados por la industria manufacturera tienen un peso menor en el conjunto de la estructura ocupacional de Argentina. Actualmente los asalariados registrados en la industria manufacturera representan poco más del 19% del total de asalariados registrados en el sector privado y la información oficial disponible muestra que desde mediados de los años ’90 esta proporción se ha venido reduciendo sistemáticamente. “Luego de una fuerte caída en la segunda mitad de los ’90 existió una leve suba entre los años 2001 y 2004, y desde entonces esta relación ha vuelto a caer ininterrumpidamente”, sintetiza el informe.

 

 

Efectos sectoriales y regionales

 

La caída del empleo industrial ha afectado en forma diferencial a distintos sectores y regiones del país, poniendo en serio go la propia sustentabilidad económica de algunos de ellos. Los datos provenientes del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) y los que surgen del de la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL), ambos publicados por el Ministerio de Trabajo muestran que entre el último trimestre de 2016 y el mismo período de 2015 la caída del empleo industrial fue del 3,4% (43.635 trabajadores menos). El mayor retroceso se registró en la provincia de Tierra del Fuego, donde en tan solo un año se perdió uno de cada cuatro puestos de trabajo en la industria. Esto, debido fundamentalmente a la pérdida de puestos de trabajo en los establecimientos fabriles. La provincia de Río Negro también presenta una caída porcentual muy pronunciada, de 14,9%. De todos modos, y según detalla el informe, en este último caso el retroceso se explica por variaciones en la rama papel que volvió a valores relativamente normales en el período previo al 2014.

 

A fines del año 2016 casi todas las provincias presentaban el signo menos en la comparación interanual. En efecto, las únicas que crecieron fueron Formosa, Chaco y La Pampa, y en ninguno de los casos el incremento neto superó los 100 trabajadores.

 

Un informe del Observatorio del Derecho Social de la CTA muestra que la creación de empleo en este sector se estancó a fines de 2011 y a partir de septiembre de 2015 se inició un proceso de destrucción neta de puestos de trabajo que, luego de 20 meses, aún no ha encontrado su piso

 

Según detalla el estudio del centro de estudios de la CTA, en términos absolutos la mayor parte de la caída interanual (casi el 50% del total) se explica por el retroceso del empleo industrial en la Ciudad de Buenos Aires (-10.540) y los partidos del conurbano (-9.388). Esta situación profundiza un proceso de deterioro en el mediano plazo, en el que el sector industrial del AMBA pierde posiciones sistemáticamente en términos de la cantidad de puestos de trabajo generados directamente. En comparación con el cuarto trimestre de 2011 el deterioro en términos absolutos de esta región fue de casi el 5%, lo que equivale a una caída de 28.162 trabajadores industriales El comportamiento del empleo al interior de la industria permite identificar la existencia de sectores que han experimentado retrocesos muy significativos (electrónica y confecciones entre ellas). Sin embargo, a lo largo del 2016 la caída del empleo alcanzó prácticamente a todas las ramas industriales, incluso a aquellas que en principio parecerían menos afectadas por las medidas económicas adoptadas por el Gobierno Nacional.

 

Te puede interesar

One Comment

  • Carlos Mc Grath dice:

    y si tanto gobierno como empresas están a la espera de la nueva reforma laboral es un hecho que la caída del empleo no va tener piso, y mas que para quienes beneficia esta reforma.
    Para el empleado que pierde las garantías establecidas en la anterior ley.
    Antes que terminar con las industrias del juicio hay que terminar con la industria de la especulación financiera que tienta mas a invertir los fondos que crear una empresa o industria para pagar altas cargas tributarias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *