El BCRA salió a vender US$ 165 M para frenar el billete (cerró a $17,97)

La mesa de dinero del BCRA apareció en el SIOPEL soltando billetes para que el mercado entendiera que hay, y habrá, techo para el dólar

sturze - flotación cambiaria monetaria crisis cambiaria corrida mensaje mercado

 

El BCRA emitió ayer una señal inconfundible: vendió dólares en el mercado de cambios, pero esta vez no las disfrazó con la banca pública sino que lo hizo en forma directa. La mesa de dinero, que en lo formal dirige Agustín Collazo, pero que en realidad es digitada por el vice segundo del BCRA, Demian Reidel, apareció en el SIOPEL –el sistema donde operan los bancos y la propia entidad– soltando billetes para que el mercado entendiera –sin intermediarios– que habrá techo para el dólar. En concreto, se desprendió de US$ 165,1 millones en la jornada de ayer. Si bien subió tibiamente la cotización, la señal indica lo que será el camino elegido por el ente rector: una semana complicada con presiones al alza que deberán ser amortiguadas por ventas del BCRA.

 

Así, el mercado de dólar mayorista spot se negoció ayer demandado desde la apertura con ventas reducidas de exportadores, y sólo encontró oferta por parte del BCRA inicialmente en precios de $ 17,74, que recortó durante la rueda y quedó ofrecido en cantidad a $ 17,7. Los contratos de dólar futuro se negociaron demandados durante toda la jornada en mayor medida que el spot al subir todavía más las tasas implícitas en toda la curva, aunque con liquidez reducida y volumen concentrado en la posición corta. El volumen operado en el segmento de contado fue de US$ 527,3 millones y en futuros del MAE sólo se hicieron sólo US$ 5 millones.

 

El dólar minorista que operan los pequeños inversores quedó en $ 17,97 (tres centavos arriba contra el viernes) para la venta mientras que el billete en el circuito mayorista donde operan los grandes jugadores quedó en $ 17,70 también tres centavos más que el cierre anterior. El dólar blue, por caso, se vendió en $ 18,26 y el dólar YPF (que surge del contado con liquidación con los papeles de la petrolera en Nueva York) se negoció en $ 17,64.

 

Los contratos de dólar futuro se negociaron demandados durante toda la jornada en mayor medida que el spot al subir todavía más las tasas implícitas en toda la curva, aunque con liquidez reducida y volumen concentrado en la posición corta

 

“El mercado va a probar toda la semana la voluntad del BCRA de mantener el precio, el punto será el lunes que viene”, dijo el analista financiero Christian Buteler. “El BCRA sigue vendiendo billetes para contener el dólar. Aguantará hasta el viernes para ver el resultado de las PASO. ¿Y después qué hará? La clave será el martes que viene con su vencimiento de Lebac”, agregó el economista de Cesur, Amilcar Collante.

 

Y desde la consultora LCG afirman que está claro que el BCRA tiene la capacidad de intervenir y mantener controlado el tipo de cambio dentro del rango que considera de tolerancia: cuenta con más de US$ 49.000 millones de reservas y el Tesoro aún debe colocar deuda en dólares para cumplir con el Programa Financiero 2017. “Como venimos sosteniendo, el nivel de atraso cambiario era un piso que el Gobierno empezaría a corregir. El BCRA aprovechó las presiones de oferta y demanda dejando que el mercado hiciera la corrección”, agregan.

 

Desde la consultora LCG afirman que está claro que el BCRA tiene la capacidad de intervenir y mantener controlado el tipo de cambio dentro del rango que considera de tolerancia

 

Hasta mediados de junio, según cálculos de LCG, el TCRM acumulaba una apreciación del 7% en el año y del 23% comparado con el máximo alcanzado en febrero del 2016. El corrimiento actual implicó una mejora del 5% contra el cierre de 2016. Aun así, comparado con el nivel previo al cepo cambiario, donde el atraso era perceptible, se encuentra todavía un 20% más apreciado. Retomar este nivel de competitividad demandaría un dólar a $ 22,8 (suba del 29%).

 

“Aún resta ver cuál será el impacto sobre los precios, dado que en definitiva lo que se pretende es lograr un nuevo set de precios relativos. Sobre todo si se tiene en cuenta la incorporación de cláusulas gatillo en la mayoría de los convenios colectivos, que, de activarse, retroalimentaría aún más la dinámica inflacionaria erosionando la reciente ganancia de competitividad”, afirman.

 

La preocupación en los bancos es cómo llegará el BCRA al viernes con las encuestas a flor de piel y, más aún, qué pasará el lunes si finalmente gana CFK en la provincia de Buenos Aires. La magnitud de la derrota, en todo caso, será lo que defina el nivel de malhumor. Por ahora, falta mucho hasta el domingo.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *