Avatares de una corrida, optimistas en Nueva York y el partido desde el lunes

Ultimas 48 horas hasta que se abran las urnas y se sepa hacia dónde irá el país y, por ende todos, los activos argentinos

 

Por Leandro Gabin

 

La previa a las elecciones primarias no podía haber sido más caliente para el BCRA. Ya no es un secreto que la otrora inacción de Federico Sturzenegger con el dólar enfureció no solo al ala política del Gobierno, sino que tuvo su capítulo con el mismísimo Mauricio Macri. Cuentan fuentes oficiales que el Presidente está ya un poco cansado de la falta de visión política del número uno de Reconquista 266. En privado, le critican que haya dejado correr el dólar justo en época electoral y que ahora tenga que “rifar” US$ 1.600 millones en poco más de diez días para detener la bola de nieve. Algunos, incluso, critican la forma en la que la mesa de dinero –a cargo del vicepresidente segundo, Demian Reidel– operó en estos días. En lugar de vender en bloque montos elevados para espantar a los compradores de dólares, ofertaban de a US$ 10 millones, luego US$ 20 millones, y así hasta un máximo de US$ 50 millones de dólares que eran aspirados por el mercado. “No hacemos nada con esto. El dólar sigue en la tapa de todos los diarios. Estos (por el BCRA) no entienden lo que nos estamos jugando”, dice un hombre político de Cambiemos.

 

Hasta la misma gobernadora de la provincia de Buenos Aires, donde se desatará la “madre de todas las batallas” contra Cristina Kirchner, tuvo que salir a hablar del dólar. “A la gente le diríamos que tengan en cuenta que hace 19 meses que salimos del cepo y eso supone un dólar que se mueve frente a la demanda, pero con un BCRA que tiene reservas y espalda para hacerle frente a la especulación”. Una situación insólita para la heredera natural del poder cuando Macri (sea en 2019 en caso de que no busque una reelección) deje la Presidencia.

 

“No la sienten”

 

En el mercado financiero tienen también su explicación a lo que pasó. Si bien son más benévolos que el ala política del Gobierno, afirman que al BCRA se lo nota “incómodo” interviniendo. “Todos hubiésemos pensado que iban a salir a matar al mercado que le estaba haciendo una corrida, pero no fue así. Por la forma de intervenir, solo para abastecer pero no para aleccionar al mercado, te demuestra que no lo sienten. No sienten esto de mantener el dólar a $18 porque tenés elecciones en días. Ellos lo hubieran dejado ir. Son muy teóricos o fundamentalistas de la flotación”, explicaba un ejecutivo con línea directa en Reconquista 266. “Me extraña de Demian (Reidel), el tipo es un trader y ganó mucha “guita” operando en Goldman y cuando tuvo su fondo en Nueva York. Pero en la mesa del BCRA sólo les da de comer a los compradores y nada más”, agregaba el experimentado ejecutivo, que compartió “cartel” con Reidel cuando trabajó en otro banco de Wall Street.

 

En el BCRA se defienden y dicen que no tienen por mandato “ningún precio del dólar”. “Nosotros intervenimos fuerte esta semana porque es una semana rara por el tema electoral. Entonces no es bueno que se generen disrupciones”, explicaba un funcionario de la entidad. Según su visión, incluso, despejada la incertidumbre por los comicios, y bajo un escenario benévolo para el oficialismo, la oferta de dólares (hoy muy baja) retornaría. “Cambiariamente no le veo problema a ningún escenario que se dé el domingo. El tipo de cambio irá buscando el equilibrio sea el resultado electoral que fuere”, comentaba uno de los pesos pesados en el BCRA.

 

Más allá de lo que se diga en la previa, el resultado electoral marcará otra semana caliente para el BCRA a partir del lunes. Si se llegara a confirmar lo que las muy desprestigiadas consultoras de opinión vienen vaticinando, léase que hay 5,2 puntos porcentuales de diferencia en la provincia de Buenos Aires entre Cristina y Bullrich, el arranque del lunes 14 será complicado. Peor aún si se diera lo que publicaron hace pocos días M&R Asociados (la consultora de Gustavo Marangoni y Fabio Rodríguez): CFK obtendría 38,6% versus 31,8% para Bullrich.

 

El lunes binario

 

No sólo porque habría otra corrida aún mayor contra el peso en el arranque del mercado sino porque al día siguiente hay un mega vencimiento para el BCRA por $ 534.000 millones de Lebac. La bola de nieve de los pasivos de la entidad podrían ser un dolor de cabeza. Si ganara ampliamente Cristina, el BCRA tendría dos alternativas: o subir fuerte las tasas para que el mercado le renueve lo máximo posible, o resignarse a inyectar pesos al no cubrir el vencimiento que -en un contexto de dolarización creciente–se irán a comprar divisas. Difícil el escenario para la entidad si el resultado electoral resulta peor a lo pensado.

 

La única buena noticia para la entidad es que la inflación de julio fue sustancialmente menor a lo que estimaban las consultoras. Mientras que la mayoría hablaba de 2,1% o 2,2%, el dato del Indec mostró una grata sorpresa: 1,7% fue el IPC Nacional, al igual que el GBA. El mal dato es la “core”, que está en 1,8%, muy alta para las ambiciones del BCRA en su carrera por cumplir la meta de entre 12% y 17% este año (casi inalcanzable). Gabriel Caamaño Gómez (Consultora Ledesma) calculó que el acumulado del año ya alcanza 13,8% y para que Sturzenegger logre su objetivo los precios deberían dar 0,6% mensual promedio en los próximos cinco meses.

 

Pero no todos creen que las elecciones sean tan determinantes para el futuro político de Cambiemos e incluso, quizás en contra del consenso, hay margen para los optimistas. En ese batallón están la gran mayoría de los bancos de Wall Street que estuvieron haciendo un «wait and see» pero que siguen creyendo en las bondades del macrinomics. Dentro de ese grupo está, casi liderando el ranking de los «bullish», XP Securities. En su último paper a clientes, dicen que la corrida cambiaria de esta semana indicaría para algunos que el Gobierno de Macri «será incapaz de implementar reformas y, por lo tanto, de hacer crecer el país».

 

Afuera, optimismo

 

“Con mucho gusto tomamos el otro lado de esa visión predominante. Creemos que la administración de Mauricio Macri tendrá mucho éxito y esperamos que sea reelegido en 2019”, aventuran desde el piso 29 en Bryant Park, Nueva York. “Esperamos que la coalición del Gobierno tenga un buen desempeño en las próximas elecciones de medio término. Creemos que la economía argentina crecerá a tasas que superan el 5% anual en octubre”, se entusiasman.

 

Y desde Credit Suisse afirman que si bien es probable que CFK gane una plaza en el Senado, será materialmente diferente en términos del sentimiento e implicancias prácticas si llega primera o segunda o la cantidad de votos que obtenga. Pero, opinan que es un riesgo encapsulado que no debería afectar mucho al Gobierno. Creen que el tiempo entre las PASO y octubre le daría upside a Cambiemos y que habrá que seguir de cerca a los votantes de Massa y a los indecisos. De todas formas, pensando más allá, creen que CFK no tiene mucho más para dar (o dañar).  “Parece poco probable que tenga chances de ganar una elección presidencial en 2019 debido a su alta desaprobación y a que mantendrá dividida a  la oposición si ella se termina postulando”, analizan.

 

No sólo los grandes bancos de Wall Street tienen su view sobre el tema electoral. Desde el corazón de la city porteña, 25 de Mayo 359, Allaria Ledesma -la sociedad de Bolsa top del microcentro–lanzaron recomendaciones de inversión para pasar el terremoto político. “Obviamente, de corto plazo la cotización de los activos argentinos estará atada a la lectura que se haga del resultado electoral, en donde no solo hay que tener en cuenta la votación de la provincia de Buenos Aires, sino también cual es el nivel de aprobación de la coalición gobernante en todo el país”, dicen.

 

Con este escenario, en renta fija recomienda mantener un porcentaje de la cartera en pesos a través de Lebac (no ven baja de tasa en el corto plazo) y del tramo medio de la curva CER. Para posiciones en dólares sugieren el tramo medio. “Con el rebote de la actividad, los cupones atados al crecimiento del PIB, que presentan una valuación atractiva pero venían con poco momentum, vuelven a generar interés”, aconsejan. Mientras que en el mercado de acciones, el volumen operado cayó en julio ante la mayor apatía de los inversores, por lo que desde mitad de dicho mes dejó de replicar la tendencia alcista observada en otros mercados. “Consideramos que los fundamentals no han empeorado, por lo que si se despeja la incertidumbre política vemos espacio para una recuperación de los precios”. Ultimas 48 horas hasta que se abran las urnas y se sepa hacia dónde irá el país y, por ende todos, los activos argentinos.

 

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *