¿Cómo armar un portfolio estratégico que resista el paso de las elecciones?

Agosto finaliza con una renovada confianza por parte de los inversores locales e internacionales, luego de unas PASO muy favorables para el oficialismo. ¿Cómo seguir?

 

Por Area de Research de PUENTE

 

Agosto finaliza con una renovada confianza por parte de los inversores locales e internacionales, luego de ser testigos de unas elecciones primarias muy favorables para el oficialismo.

 

Esta confianza pudo verse reflejada en parte en las fuertes subas de los activos argentinos en los días posteriores a las PASO,  situación que lleva a replantearnos las decisiones de inversión, tanto desde una mirada táctica como estratégica.

 

El ajuste del tipo de cambio en los dos meses previos a las elecciones deja esta variable en niveles cercanos a nuestra expectativa para fin de año, aún con cuatro meses por transitar. Es por ello que esperamos cierta estabilidad en la moneda, situación que hace atractivas las posiciones en pesos por sus mayores tasas respecto a sus pares en dólares.

 

El BCRA, por su parte, administra sus batallas contra la inflación y el continuo vencimiento de un importante stock de Lebac. Esto ha llevado a la entidad a realizar dos acciones: en primer lugar, ofrece tasas de interés muy atractivas para captar fondos. En segundo término, está migrando de una curva de Lebac invertida, en la que los rendimientos más atractivos eran los de corto plazo, hacia una curva más plana con rendimientos similares hacia plazos más largos. El fundamento de una curva invertida se basaba en la expectativa de una inflación descendente que haría necesarias tasas cada vez más bajas en el futuro. Sin embargo, la nueva forma que exhibe la curva ofrece al inversor la posibilidad de fijar un retorno elevado por un tiempo más prolongado.

 

 

Los bonos ajustados por inflación (aquellos que se ajustan por el coeficiente CER), acompañaron el movimiento realizado por el BCRA y ofrecen hoy la oportunidad de fijar a mediano y largo plazos un rendimiento entre 4,5% y 5% superior a la inflación, independientemente de cual sea la misma en el futuro. De esta forma, estos activos resultan interesantes en un escenario donde haya persistencia de la inflación, algo que podría suceder por ejemplo si luego de las elecciones se materializa otra suba importante en las tarifas de servicios.

 

  • Desde PUENTE, recomendamos direccionar 30% del portafolio a posiciones en pesos. Mitad hacia Lebac de 35 a 150 días y mitad a bonos ajustados por inflación. Las inversiones en Lebacs pueden realizarse adquiriendo las letras en las emisiones primarias o en el mercado secundario entre una y otra emisión, o bien a través de fondos comunes que invierten el 100% en Lebacs en los tramos que el gestor del fondo considera más atractivos. Dentro de las posiciones ajustadas por inflación, los bonos más largos tales como el Discount Peso (DICP) o el Boncer 21 (TC21) son los que resultan más atractivos y podrían capturar una importante apreciación de capital cuando el BCRA comience a reducir la tasa real, a la vez que nos ofrecen cobertura ante una persistencia en la inflación.

 

En las posiciones en dólares hemos evidenciado una marcada recuperación, con spreads que se redujeron prácticamente a niveles previos al anuncio de Cristina Fernández de Kirchner como precandidata a senadora. Si bien los rendimientos de los bonos en dólares resultan inferiores a sus pares en pesos, éstos ofrecen la protección de la moneda y suelen resultar más rentables que los títulos en moneda local cuando el mercado percibe mayor riesgo y tiende a dolarizar sus carteras.

 

Una vez que se haya despejado definitivamente la incertidumbre electoral, la atención se posará en el frente fiscal, para el cual el gobierno planea introducir una serie de reformas. Creemos que con señales de cambio positivas, los spreads de Argentina tendrán espacio para seguir comprimiendo. Es por ello que encontramos atractivo desplazarnos hacia bonos más largos, tales como el Discount (DICA – DICY) o, para aquellos más arriesgados, el bono a cien años (AC17).

 

Agosto finaliza con una renovada confianza por parte de los inversores locales e internacionales, luego de ser testigos de unas elecciones primarias muy favorables para el oficialismo

 

Esta combinación de una fuerte recuperación de los activos luego de las PASO y las perspectivas futuras de compresión de spreads ofrecen una ventana de oportunidad para reducir riesgos de crédito y tomar mayor riesgo duración en las carteras. A nivel provincial, enfrentamos un hito que puede ser muy significativo en las economías de las provincias: la definición judicial sobre el reparto del Fondo del Conurbano. Creemos que esta definición podría darse en los próximos doce meses y esperamos que la provincia de Buenos Aires salga fortalecida respecto a su reclamo, ya que en mayor o menor medida, un reconocimiento de sus derechos le permitirá ordenar sus cuentas. Es por ello que Buenos Aires es el crédito provincial que nos resulta más atractivo y nos lleva a ser cautos respecto del resto de las provincias.

 

  • Recomendamos 50% del portafolio en bonos en dólares, destinando mitad en posiciones de larga duración y mitad en posiciones cortas, estas últimas en soberanos o provinciales y corporativos de alta calidad crediticia.

 

A nivel provincial, enfrentamos un hito que puede ser muy significativo en las economías de las provincias: la definición judicial sobre el reparto del Fondo del Conurbano

 

  • Por último, las perspectivas positivas en cuanto a la evolución de la economía nacional nos llevan a poner el foco en el mercado de acciones, donde recomendamos direccionar un 20% del portafolio. Estos activos han sabido ofrecer importantes retornos pero conllevan ciertos riesgos, tanto de volatilidad en precio como diversidad entre los activos individuales. La trayectoria del índice Merval Argentina ejemplifica el riesgo de volatilidad: durante los primeros cinco meses del año tuvo un retorno de +43,1%, luego durante junio, julio y primeros días de agosto, tras conocerse que MSCI no elevaba la calificación del país a emergente y luego del anuncio de la candidatura del Cristina, el índice tuvo un retroceso de 9,7%, para avanzar 14,8% luego del resultado favorable para el Gobierno en las PASO. Con respecto al segundo punto, basta comentar que 6 de las 25 compañías que componen el índice ofrecieron en lo que va del año retornos mayores al 100% mientras que 7 de ellas ofrecieron retornos inferiores al 15%.

 

El correcto asesoramiento de expertos, que hacen un análisis exhaustivo de la información para la correcta elección de las compañías, es un componente fundamental para la generación de retornos en esta clase de activo. En ese sentido, desde PUENTE encontramos valor en aquellos sectores expuestos a la expansión del crédito, tales como el sector financiero e inmobiliario y la industria de petróleo y gas, por sus potenciales desarrollos a largo plazo y su carácter estratégico para el futuro del país.

 

En resumen, lo que intentamos con estas recomendaciones es proyectar una planificación estratégica donde la diversificación entre distintas clases de activos nos permite consolidar un portfolio en el cual cada posición ofrece protección frente a distintos riesgos que pueden efectivizarse ante un escenario futuro que presente desviaciones respecto a nuestras expectativas, y diferenciarnos de lo que son las oportunidades de turno que no permiten cubrir al inversor ante cualquier eventualidad.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *