Preocupa la falta de reacción del empleo privado

El empleo registrado creció 0,8% durante la gestión del actual Gobierno: apenas 95.000 nuevos trabajadores en el mercado formal

 

El empleo registrado creció 0,8% durante la gestión del actual Gobierno, lo que representa 95.000 nuevos trabajadores en el mercado formal. Pero esos números ocultan una dinámica interna que, al echarle luz, muestra un cambio de composición no tan positivo: el empleo registrado privado, apuntado por el Gobierno como el más deseable a alimentar, cayó 0,8%, es decir que 53.000 trabajadores de ese fragmento clave perdieron sus puestos.

 

Nueva tendencia

 

Un informe publicado ayer por Ecolatina pone sobre relieve esta cuestión y destaca que sobre “este magro crecimiento” del empleo registrado total “se esconde un cambio en la composición que no es menor, en tanto se observa una evolución diferenciada del empleo de acuerdo al tipo de contratación”, que llevó a un crecimiento de sectores más precarios como el de los monotributistas y monotributistas sociales, en detrimento del empleo del sector privado.

 

 

En ese sentido, Ecolatina destaca lo ocurrido hacia adentro del agregado, destacando por un lado lo ocurrido con los mencionados monotributistas: “Empleados de casas particulares, monotributistas y monotributistas sociales constituyen un heterogéneo grupo de trabajadores que alcanzaron tasas de crecimiento de entre 4% y 10% durante la gestión actual. Así, la cantidad de puestos bajo estas modalidades de empleo, más precarias que la de los asalariados, aumentó en 115.000 en el período bajo análisis”.

 

Además, la consultora en la que se desempeña Lorenzo Sigaut Gravina como economista jefe destaca el criticado crecimiento que también se registró en el empleo estatal. Al respecto, señaló: “Pese a lo esperado, el empleo público también mostró un importante crecimiento cuando se lo compara con los niveles de noviembre de 2015. Aproximadamente 45.000 trabajadores se sumaron a la planta del empleo estatal (+1,5% acumulado desde el cambio de gobierno a abril de 2017), variación que se concentró en el nivel de gestión municipal y provincial”.

 

Privados

 

Llegado a ese punto, el informe de Sigaut Gravina destaca una pregunta que salta a la vista: si los monotributistas y asalariados del sector público aumentaron en casi 160.000 puestos y la creación neta fue de 95.000, ¿qué sectores destruyeron empleo? El apuntado claro es el empleo privado, que mostró una pérdida de 53.000 puestos (-0,8%).

 

La principal explicación para este último desempeño negativo, para colmo, se dio por el lado de la industria, sector clave para el empleo local (representa el 20% del total). Explica Ecolatina: “La industria manufacturera, por su elevado peso dentro del empleo formal (cerca del 20% del total) y su fuerte caída en el período (-4,4% desde el cambio de gobierno), explicó la totalidad de la contracción del empleo asalariado privado. Como resultado, el empleo manufacturero hoy se encuentra en niveles similares a los de fines de 2013, casi 2% por debajo del peor momento de la crisis de 2009”.

 

Fuera de ese desempeño tan negativo, el resto de los sectores del ámbito privado muestran heterogeneidad, con resultados acordes a la coyuntura económica: servicios sociales y de salud arriba 4,4%; electricidad, agua y gas 3,2%; intermediación financiera 1% y el agro, 0,6%. Y comercio, a pesar del bajo consumo, 1,2%. Construcción, a pesar del repunte, aun -2,5%. Minas y canteras -10% por el bajo precio internacional del petróleo.

 

Te puede interesar

One Comment

  • Carlos Mc Grath dice:

    Con la gestión que hacen van en el sentido opuesto, dicen que generan empleos por medio de estadísticas, y por el otro lado la realidad cierre de plantas con despidos.
    No hay peor ciego que el que no quiere ver , ya queda poco y con el resultado de esta gestión es imposible que escapen a los resultados de la próximas elecciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *