Las finanzas sustentables

Hablar de sustentabilidad en el marco de las finanzas puede dar lugar a confusión respecto a qué tipo de sustentabilidad se trata

 

Por Pablo A. Cortínez Coordinador de Negocios y Ambiente de Vida Silvestre

 

Hablar de sustentabilidad en el marco de las finanzas puede dar lugar a confusión respecto a qué tipo de sustentabilidad se trata. Acostumbrado a ser medido estrictamente por la rentabilidad de sus operaciones, el sistema financiero vio surgir varios años atrás a las finanzas sustentables, como una opción de incorporar principal, aunque no exclusivamente, criterios ambientales en la evaluación tanto de sus operaciones de crédito como de sus inversiones.

 

Las finanzas sustentables constituyen un concepto de gran amplitud que en los últimos años ha cobrado creciente importancia a nivel internacional, incluso en países de menordesarrollo relativo. Temas como líneas de crédito verdes, inversiones responsables, fondos verdes, índices de acciones sustentables y bonos verdes, son algunos de los instrumentos de las finanzas sustentables que cobraron mayor notoriedad. Sin embargo, resulta justo reconocer que en Argentina es un tema escasamente explorado, y menos a un puesto en práctica.

 

Algunas preguntas pueden contribuir a clarificar su importancia. ¿Cómo se modificaría el cash flow real versus el originalmente proyectado para el caso del cliente de un banco, cuyos compradores del exterior comienzan a exigir certificaciones de sustentabilidad ambiental para continuar adquiriendo sus productos? ¿Qué ocurriría si, el valor del colateral aceptado por un banco para otorgar un préstamo a una empresa, cae por debajo del valor de la deuda, como consecuencia de daños ambientales no considerados a la hora de valuar la garantía? A esta altura, la relevancia de eventuales pasivos ambientales, y del efecto de multas relacionadas,aparecen como obvias.

 

Países de variadas latitudes muestran diversos grados de avance en la temática. Esa tendencia a incluir criterios que no se limitan a los ambientales, sino que también incluyen los sociales y de gobernanza conlleva a que, acuerdos sobre el cambio climático como el firmado en París en 2015 por más de 180 países, confirmen el rumbo.

 

Una encuesta realizada por Fundación Vida Silvestre y el BID en 2014 entre bancos de Argentina mostró que la mayoría de las entidades que la respondieron están actuando en temas vinculados, aunque en general focalizadas en su propia huella: actualmente, no sorprende encontrar programas de reciclaje de papel, de tratamiento de residuos e incluso de eficiencia energética en los bancos. La gran asignatura pendiente es incluir aspectos ambientales al momento de evaluar el riesgo. Sin embargo, el 83% de las entidades consultadas consideró que el principal beneficio de incorporar criterios ambientales en el análisis de sus clientes era acotar el riesgo reputacional, razón muy entendible en función de la importancia de ciertos activos intangibles difíciles de cuantificar, como la imagen de las entidades, y de la repercusión negativa de ciertos hechos que rápidamente suelen ganar el interés de la prensa. Otras razones de importancia incluyen acceder a líneas blandas de largo plazo e incorporar nuevos clientes y áreas de negocio.

 

Un dato positivo de cara al futuro es que el 90% de las entidades encuestadas manifestó que los principios y acuerdos ambientales formarán parte en el futuro de business as usual, dato corroborado por el creciente interés que nos manifiestan los bancos en recibir mayor información sobre esta temática novedosa. La nueva encuesta, a realizarse este año, develará cómo ha evolucionado el sistema financiero local.

 

Finanzas sustentables implica pensar en el mediano y largo plazos, pero no sólo con relación al ambiente, sino también en términos de oportunidades de fondeo en esos plazos de parte de organismos multilaterales de crédito, bancos de desarrollo y del mismo Fondo Verde para el Clima. Implica la posibilidad de incorporar nuevos negocios y de monitorear preventivamente la calidad crediticia de las carteras de los bancos, teniendo en consideración, por ejemplo, los riesgos ambientales. El debate a nivel internacional acerca de la inclusión del riesgo ambiental como un riesgo específico habla a las claras de hacia dónde se dirige el sistema financiero internacional en estos aspectos. Desde Vida Silvestre entendemos que las finanzas son transversales y que pueden aportar a todas las actividades, incluyendo lo relacionado con el ambiente. A través de nuestras actividades y programas contribuimos para que los bancos de nuestro país acompañen estas tendencias.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *