Vencen $ 540.000 M en Lebac y hay riesgo de que el BCRA no renueve todo

Hoy, el BCRA se enfrenta a su vencimiento más importante del año y deberá apelar a la sintonía fina. ¿Qué dice el mercado?

 

El inicio de semana puede ser movido en términos financieros. Hoy, el BCRA se enfrenta a su vencimiento más importante del año por sus Lebac. Tienen que renovar la friolera de $ 540.000 millones, un monto muy elevado que pondrá en vilo la sintonía fina del BCRA. Más allá de convalidar más tasa o no, el dato que circula en el mercado es que será muy difícil que la entidad pueda renovar todo el vencimiento. Sucede que estacionalmente, junio y julio son meses de alta demanda de pesos por parte de las empresas. Se empiezan a pagar los aguinaldos y eso produce más presión hacia la moneda local en los bancos. Y se estima que, como suele suceder, las entidades priorizarán su liquidez para hacer frente a los requerimientos de los clientes en lugar de seguir prestándole plata a la autoridad monetaria a pesar de las altas tasas que paga.

 

“Es muy probable que tengan que salir a inyectar pesos para pagar sus compromisos. No sería extraño ya que sucede para esta época del año por cuestiones de liquidez. No será un problema para el Central porque podrá esterilizarlos luego”, consignaban desde un banco privado. En la city creen que incluso los bancos podrían destinar parte de la liquidez en pesos a instrumentos de menor plazo como los pases. De esta manera, el Central estaría esterilizando esos pesos que no van a Lebac.

 

La entidad estuvo en el último mes haciendo un esfuerzo para retirar pesos de la economía vía sus Letras. En efecto, durante mayo, la base monetaria se contrajo $ 38.800 millones -punta a punta-, reduciendo su ritmo de crecimiento interanual desde 36,7% hasta 34%, debido principalmente a la esterilización mediante Lebac. Retiró de la calle $ 105.000 millones el mes pasado, en un contexto en el cual el Central estuvo interviniendo en el mercado secundario elevando los rendimientos de las letras a corto plazo, pero también de las más largas.

 

De todas formas, en caso de que Federico Sturzenegger no pueda renovar todo el vencimiento del lunes (tradicionalmente son los martes pero gracias al feriado se adelantó un día), podría ser un buena noticia para los  que temen por el aumento del stock de deuda. De hecho, si el mercado no le renueva todo como se cree, reducirá el stock de Lebac.

 

Según la Consultora Ledesman, si se suman el stock de Letras en pesos (sin incluir las letras utilizadas en operaciones de pases, para no contabilizarlas dos veces) y el stock neto de pases pasivos, los dos principales pasivos remunerados del BCRA (PR), se alcanza $ 1 billón al 31 de mayo de este año. Los pasivos remunerados sumaban $ 322.237 millones, es decir, el stock de pasivos remunerados acumuló un alza superior a 212% durante dicho período. O, dicho de otra manera, más que se triplicó en los últimos casi 18 meses.

 

El crecimiento exponencial de los pasivos del BCRA generó críticas entre los economistas. De hecho, la ex presidenta Cristina Kirchner fue quien dijo que había que investigar el endeudamiento al que incurre la autoridad monetaria. Para Miguel Kiguel, director de Econviews, hay cosas a tener en cuenta sobre estos mitos o realidades de la Lebac.

 

Por un lado, es cierto que el crecimiento de las Lebac (más pases pasivos) fue importante, ya que el stock pasó de $ 300.000 millones de pesos a fines del 2015 a más de $ 900.000 millones en la actualidad (tomando solo Letras). Ese crecimiento fue impulsado principalmente por dos factores, dice Kiguel: compra de dólares para aumentar reservas y por los mismos intereses de las Lebac.

 

En cuanto a la tasa de interés de las Lebacs, el rendimiento anual efectivo de las mismas para todo el año 2016 fue del 33,6%, que fue muy alto en dólares pero menor a la tasa de inflación que terminó el año en el orden del 36% (dependiendo del índice que se use). “En otras palabras, las Lebac tuvieron una tasa real de interés negativa. Es decir, es un mito que las Lebac han sido la mejor inversión del último año y que el rendimiento fue astronómico, cuando de hecho perdieron contra la inflación”, dice Econviews.

 

Según sus cálculos, el stock de Lebac que representaba 5% del PIB en el 2015, llegará a 10% del PIB este año, tocará un pico de 11% en el 2020 y comenzará a caer a partir de ese año. Es decir, este año termina lo peor del crecimiento del stock de Lebac. Sin embargo, destacan que lo más importante es analizar la evolución de la relación reservas internacionales netas (de pasivos en dólares) con respecto al stock de Lebac. En el 2015 las reservas netas eran cero, con lo cual las Lebac no tenían respaldo. Al final de este año, Kiguel espera que el respaldo ronde el 50% del stock de Lebac, y que ese ratio llegue a casi 70% en 2021.

 

“Es un mito también afirmar que el stock de las Lebac crece explosivamente como porcentaje del Producto. La doble condición para que el sendero sea sostenible es que el Central emita Lebac mayormente para comprar reservas y que la tasa de interés real en pesos de las Lebac termine siendo menor a la tasa de crecimiento de la economía”, señala el especialista. El principal riesgo que sí existe es el de la refinanciación de las mismas, ya que alrededor del 85% del stock de Lebac está a menos de 60 días, con lo cual -aconseja el ex secretario de Financiamiento- se debería considerar seriamente extender el plazo de las Letras de la entidad.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *