Textiles denuncian 50.000 suspensiones

Según la FITA, el sector registró un descenso promedio en su nivel de actividad de 19,1% en el primer cuatrimestre de 2017

 

Pese a algunos intentos del Gobierno por reactivar el sector, la industria textil sigue atravesando un período crítico. La Federación de Industrias Textiles Argentinas (FITA) denunció que entre el 2016 y el primer trimestre de este año más de 50.000 trabajadores debieron afrontar suspensiones. Según señalaron, la crisis se explica por “una caída en los niveles de producción, una demanda de consumo que no se recupera y un incremento sostenido de las importaciones”.

 

En un comunicado, la federación que agrupa a industriales del sector sostuvo que luego de un 2016 claramente recesivo, con una caída del PIB del 2,3%, la economía no parece recuperarse. “La economía, y en particular el sector textil y de la confección, atraviesan una situación crítica”, sintetizaron.

 

Según sus datos, el sector observó un descenso en su nivel de actividad de 19,1% en promedio en el primer cuatrimestre de 2017. También se deterioró el porcentaje de utilización de la capacidad instalada, que a abril pasado se situó en 55%, diez puntos porcentuales por debajo de la media general de la industria. En tanto, las importaciones en los primeros cinco meses del año acumularon incrementos de 60% en el caso de las prendas y de 28% en confecciones.

 

Los textiles relacionaron la situación del sector con los datos de empleo que publicó el Indec a fines de la semana pasada, que relevaron una tasa de desocupación del 9,2% para el primer trimestre de 2017. Señalaron que las regiones que cuentan con una fuerte participación de empresas textiles se vieron afectadas por la desocupación en un grado superior al promedio. Así, el conurbano bonaerense alcanzó una tasa de 11,8% de desempleo, contra el 11,2% del segundo trimestre de 2016), el 10,6% del tercer trimestre 2016 y el 9,4% del cuarto trimestre 2016. Otros ejemplos de desempleos de dos dígitos se registraron en Catamarca (10,8%), Mar del Plata (10,4%) y Rosario (10,3%).

 

Medidas de apoyo

 

La industria textil continúa en una situación delicada pese a los tibios intentos por incentivarla. En abril pasado el Gobierno firmó junto con las cámaras industriales y los sindicatos del sector el llamado Compromiso por la Producción y el Empleo de las Industrias Textil y del Calzado. El acuerdo incluyó planes de 3 y 6 cuotas sin interés destinados a indumentaria, calzado y marroquinería además de la oficialización de los “Repro Express”, es decir, un trámite abreviado para otorgar los subsidios destinados a completar salarios en empresas con dificultades.

 

Por otro lado, el Gobierno decidió otorgar $750 millones por año hasta 2019 en calidad de subsidios para que industrias electrointensivas no despidan personal por los costos de las tarifas. La medida fue celebrada en el sector, dado que en la hilandería, por ejemplo, la electricidad es el segundo insumo más importante luego de la mano de obra y representa alrededor del 15% de los costos.

 

Aún así, las medidas no pasan de ser paliativos cuando el problema de fondo –el aumento de las importaciones y la baja del consumo– no está resuelto.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *