La construcción crece por la obra pública

Ecolatina celebró el despegue de un sector golpeado, aunque se pregunta qué sucederá si el Gobierno ajusta el año que viene

 

La construcción ya revirtió la fortísima caída que registró en 2016 y de la mano de la obra pública comienza a traccionar a una lenta actividad que comienza a desandar el camino de la recuperación. Pero quedan dudas. ¿Qué va a pasar el año que viene si el Gobierno se dedica finalmente a intentar cumplir su meta un poco más exigente de déficit fiscal, es decir, si ajusta? La construcción privada aún muestra debilidades generadas por la baja rentabilidad que implica el atraso cambiario.

 

El último informe de Ecolatina da cuenta y celebra la recuperación que muestra el últimamente golpeado sector de la construcción, aunque con ciertos matices por la alta gravitación que tiene la baja base de comparación en las mejoras estadísticas, pero se pregunta “cuáles son los cimientos detrás de esta recuperación y si seguirán vigentes el año que viene”.

 

Perspectivas

 

“La perspectiva para la construcción en el corto plazo es que las mejoras observadas en los últimos meses se consoliden en lo que resta de 2017, siendo la obra pública el principal motor del sector. Ante este panorama la pregunta a dilucidar es qué pasará el año que viene cuando el gasto electoral pierda dinamismo y, sobre todo, el cumplimiento de una ambiciosa meta de reducción del déficit imponga restricciones sobre dichas erogaciones”, problematiza Ecolatina.

 

Y amplía la preocupación ante ese futuro incierto: “Por el lado del sector privado, la clave para determinar su futuro será la evolución de precios y costos en moneda extranjera. En la medida en que la rentabilidad no mejore será difícil esperar un crecimiento significativo de la construcción civil, sea por el lado de los desarrolladores o la construcción realizada por particulares”.

 

Tracciona

 

Entre los datos que hacen indiscutible al liderazgo de la obra pública sobre la construcción se destaca que el insumo con mayor crecimiento durante los primeros meses del año fue el asfalto, que en el primer cuatrimestre vio mejorar su consumo aparente 95,4% respecto al mismo período del año pasado. “Este indicador revela sin dudas que la obra pública, en un año electoral, ha vuelto nuevamente a traccionar al sector”, afirma Ecolatina.

 

Además, tomando al gasto de capital del sector público, se ve un incremento de 7,6% interanual real en el acumulado de los primeros cuatro meses del año. Aunque, claro, tal como aclara el informe, “buena parte de estas elevadas tasas de expansión responden a la baja base de comparación (el año pasado el gasto de capital cayó 31% en términos reales en este período). De hecho, si lo comparamos con el nivel de 2015, el gasto de capital es 25% menor en términos reales (descontada la inflación)”.

 

¿La privada?

 

En el lado de la actividad privada también se ven algunos números positivos, sin embargo para Ecolatina el indicador publicado por el Indec respecto a la superficie autorizada para construir en el acumulado del primer cuatrimestre da cuenta de un crecimiento nulo (-0,2% interanual) y eso contrasta contra los indicadores del mercado inmobiliario en general (que incluye a la compra de viviendas ya existentes), que mostraron mucho dinamismo.

 

Detrás de ese flojo desempeño está el atraso cambiario, explica Ecolatina: “Si analizamos la evolución de los costos de la construcción y el valor de los inmuebles en dólares, se observa que mientras que los primeros aumentaron 10% en los primeros cinco meses, el segundo ‘sólo’ creció 3,4%”.

 

Y también está la alta tasa de interés. Y también unos particulares que se ven favorecidos por la nueva política en torno a los préstamos hipotecarios que fomentan la compra de vivienda propia pero todavía no la construcción de la misma.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *