Ganar o…ganar

Cambiemos necesita una victoria en octubre para que no naufrage su plan económico

 

Cambiemos, dice Federico Muñoz en su último informe, “ha planteado un viraje de política económica respecto a la gestión kirchnerista al apostar al gradual saneamiento de la macro y a la progresiva recuperación de competitividad”.

 

Aún con sus vicios y errores innegables, reconoce, el ensayo en marcha supone una ruptura imprescindible con el pasado para aspirar al retorno a un sendero de crecimiento sostenido.

 

“Sin embargo, la agenda oficial entraña jugadas con costos sociales y políticos (BCRA contractivo, corrección tarifaria, apertura económica y promesa de ajuste fiscal) que conspiran contra su sustentabilidad”, dice. Y, de hecho, la incertidumbre en el plano político es una de las principales fuentes de riesgo que desalientan las apuestas expansivas de las empresas.

 

Así, “muchos potenciales inversores respaldan el viraje oficial, pero se resisten a hundir capital en vista de las dudas sobre la perdurabilidad del programa económico”.

 

Por todo ello, dice Muñoz, las próximas elecciones de octubre adquieren una enorme trascendencia para el devenir futuro de la economía. “Más concretamente, el desempeño económico de los próximos años depende crucialmente de una victoria del oficialismo en las elecciones legislativas. Victoria que dotaría de legitimidad y sustentabilidad al proceso de reformas en curso”, concluye, y se muestra optimista, dispersión opositora mediante en la provincia de Buenos Aires, con que eso sea lo que termine ocurriendo en octubre.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *