El otro déficit

Ya se fueron US$ 4.370 millones por turismo en 2017

 

A los economistas no sólo les preocupa el déficit fiscal. También hay otro(s) déficit preocupantes y, sin duda, uno de ellos es el turístico, es decir, la diferencia entre los gastos del turismo emisivo y el receptivo. Que es grande, y creciente.

 

A los números. Según los datos que provee el Indec en su Encuesta de Turismo Internacional (ETI), actualizados hasta mayo, viajaron hacia el exterior nada menos que 1.320.200 residentes, 13,2% más que en 2016. Asimismo, el turismo receptivo se quedó varios cuerpos detrás: 789.500, apenas 2,3% más que en 2016. El saldo, obviamente, fue negativo en 530.700 viajantes. No es poco.

 

¿Y en números? Según el último report de Balanz Capital,  el rojo turístico explotó 38,7% en mayo y llegó a nada menos que US$ 887 millones. Hasta mayo, el rojo acumula nada menos que US$ 4.730 millones. “El rojo turístico se agranda a un paso alarmante”, dicen desde Balanz. En el mismo lapso de 2016, el rojo fue de US$ 3.510 millones. En el acumulado de los últimos doce meses, el rojo asciende hasta US$ 9.770 millones. “Es la mitad del pico del rojo turístico de Brasil en 2014”, agregan y recuerdan que nuestros vecinos del norte tienen una población de 208 millones. “Es el reflejo más puro de la sobrevaluación del peso”, dicen en Balanz.

 

Ciertamente, el turismo, por su carácter federal y por ser intensivo en mano de obra, merece aún más atención por parte de las autoridades y los prestadores locales de servicios turísticos, cuyo potencial no es necesario remarcar, merecen más impulso y apoyo, como desgravaciones impositivas, para ser más competitivos.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *