“Va a ser muy difícil que Temer se mantenga”

El Economista habló con el ex embajador argentino en Brasil. Juan Pablo Lohlé, sobre el futuro de Temer y Brasil

 

Entrevista a Juan Pablo Lohlé Ex embajador en Brasil

 

Juan Pablo Lohlé, ex embajador en Brasil y un agudo observador de la realidad del país vecino, dialogó con El Economista sobre cómo sigue la película en la principal economía de América Latina.

 

Michel Temer dijo ayer que no va a renunciar y que completaría su mandato. Más allá de su deseo, ¿va a poder?

Va a ser muy difícil que se mantenga, ya hay pedidos de impeachment en el Congreso y también algunos dirigentes, como Marina Silva, piden elecciones ya. Hay que ver qué hace el PSDB y qué actores y propuestas surgen del PMDB, el partido de Temer. La crisis de Temer es de él con la Justicia, y con nada menos que el Superior Tribunal. Y también de él con sus bases políticas. Es una crisis política, y también del sistema. Y no hay nadie del sistema que esté exento.

 

Se dice que Temer es alguien con muy buena muñeca legislativa y esa es su arena predilecta. ¿Podrá impedir ese impeachment o lo va a tapar el agua?

Si se comprueba la grabación por la que se inicia todo este proceso, su situación será insostenible y cualquier arreglo político no prosperará. Si se comprueba la grabación, queda al borde del impeachment o de buscar una fórmula de salida antes de 2018. Un pato rengo y complicado en la Justicia no aguanta hasta 2018. Y menos con una opinión pública, local e internacional, crispada y desfavorable.

 

Este mar de fondo invita a pensar en el surgimiento de algún líder outsider que capitalice todo el desencanto citadino…

Y sí. Hay que buscar figuras nuevas. Ya era un sistema no creíble, y ahora termina de eclosionar.  A Temer lo podría suceder el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia. Pero él también está con algunos problemas. La impresión es que la crisis se llevará a una generación entera de políticos. El outsider, paradójicamente, es un empresario y es hoy intendente de San Pablo: João Dória. Después habrá algún tucano (Nota del Redactor: así se llama a los del PSDB) y algún diputado menor del PMDB del que hoy se tenga poco conocimiento.

 

¿Y el PT?

Ahora ellos no van a poder a acusar de que todo lo que le pasa al PT es una maniobra de Temer porque también él podría caer.

 

¿Tiene futuro Lula?

Eso no lo sabe nadie. Pero, mirando lo que pasa con Aecio, Temer y Lula, va a haber una sensación creciente de que, con los políticos de esta camada, no hay futuro y se buscarán alternativas. Lula podría llegar a 25-30%, pero el grueso de la población está cansado porque, además, todo esto ha traído coletazos, como mayor inseguridad. Hay una gran demanda de cambio y la clase política tradicional debe ser renovada. Ese es el pensamiento mayoritario.

 

Empezaría a resolverse la crisis recién…

Y sí. Era lo que se preveía. Temer siempre se vio como parte la transición, y no como la solución o la salida. El mismo se dio cuenta de eso.

 

¿Debe preocuparse el Gobierno de Mauricio Macri?

La preocupación de Argentina con respecto a Brasil es el efecto espejo. Ese efecto supone mirar cómo se resuelven los casos de corrupción en Argentina, cómo incide el poder político y cómo actúa el Poder Judicial. Ese es nuestro problema. En Brasil está funcionando el Poder Judicial de otra manera, la seguridad jurídica no es similar y la promiscuidad política existe en ambos lados de la frontera.

 

¿Y en la economía?

El efecto es negativo y complica las dos grandes reformas que estaba encarando Temer y que había generado muchas expectativas en los mercados. Ahora, los inversores se retirarán hacia los márgenes y esperarán. Eso no es bueno para nosotros.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *