¿Qué opciones conservadoras existen para los ahorristas?

Con dólar en baja, plazos fijos poco rendidores y retornos de los inmuebles en niveles bajos, los inversores más conservadores se encuentran en una encrucijada

Por Matías Daghero Autor de “Con los $ que tengo, ¿qué hago?”

 

 

En medio de un contexto en el que el dólar se encuentra a la baja (acumula una caída del 2,5% en el año), plazos fijos con rendimientos por debajo de la inflación y retornos de los inmuebles (medidos como el alquiler percibido menos gastos, sobre el valor del inmueble) en niveles históricamente bajos, los inversores más conservadores (esos de los que abundan en Argentina) se encuentran en una encrucijada al momento de definir dónde colocar sus ahorros.

 

Para estos ahorristas que buscan conservar el valor de su capital sin exponerse a grandes riesgos el mercado bursátil ofrece hoy instrumentos con interesantes rendimientos y un nivel de riesgo bajo.

 

Las Lebac

 

El primero de ellos y más recomendado son las Letras del Banco Central (Lebac) que en la última licitación efectuada a mediados de abril otorgaron una tasa en su tramo más corto (28 días) de 24,25% pero que en el mercado secundario ya están rindiendo arriba del 25%. Frente al rebrote inflacionario de los últimos meses, el BCRA está utilizando nuevamente a la tasa de interés como principal instrumento para combatirla.

 

Con estos niveles de Lebac, las colocaciones a plazo fijo tradicionales pierden totalmente sentido tanto para inversores particulares como para empresas. Es que una diferencia de más de 5,5% rendimiento por un instrumento que es aún más seguro (no olvidemos que en un plazo fijo nuestra contraparte es un banco mientras que en las Lebac la contraparte es el que tiene la máquina de imprimir pesos) parece suficiente para afirmar esto.

Adicionalmente, otro factor a ser considerado respecto de las Lebac es que tienen un mercado secundario muy activo por lo que puede desarmarse la posición en cualquier momento sin necesidad de esperar al vencimiento (a diferencia del plazo fijo), contando con los fondos acreditados y disponibles en menos de 24 horas. De esta manera, una empresa podría utilizarlo para una mejor gestión de tesorería, obteniendo una tasa atractiva para sus excedentes de corto plazo.

 

El eterno “billete”

 

Pero más allá de que en este momento se encuentre muy golpeado, en una economía que ha sufrido tantas devaluaciones de su moneda como la nuestra, el dólar representa para muchos ahorristas una alternativa de la que es difícil desprenderse. Para estos casos, lo importante es entender que ya no sirve simplemente colocarlos debajo del colchón, sino que hay que buscar obtener una renta con ellos para no perder su poder adquisitivo.

 

En ese sentido y siempre pensando en inversores conservadores, esta semana el Ministerio de Finanzas licitará nuevamente sus Lete. Recordemos que este instrumento puede licitarse en dólares o en pesos (en este último caso con el beneficio de que se toma el dólar mayorista para la conversión). Los plazos licitados serán a 182 días y a 455 días, con tasas de rendimiento en dólares de 2,85% y 3,35%.

 

Debido a la gran demanda de estos productos en los últimos meses que llevaban a grandes prorrateos (uno pedía licitar US$ 10.000 y le terminaban pudiendo entregar menos de US$ 2.000 debido a la alta demanda, dejando el resto de los fondos en búsqueda de otra colocación), es que en esta ocasión el Ministerio de Finanzas decidió darles prioridad a los inversores minoristas (los que liciten por montos inferiores a los US$ 50.000) en la distribución.

 

Peso hasta las PASO

 

Para aquellos inversores que no son de casarse con una moneda, por el momento la alternativa de invertir en pesos hasta la llegada de las elecciones PASO de agosto es la opción que aparece como la de un mayor retorno esperado, tanto al medirlo en dólares como en pesos ya que no se esperan grandes fluctuaciones en el tipo de cambio en los próximos meses. Entonces, un ahorrista de un perfil más moderado podría colocarse en pesos hasta mediados de julio para luego hacer el pasaje a dólares. En este caso se debe ser siempre consciente del riesgo que conlleva esta operación, ya que el dólar se mueve de a saltos y un mal timing puede llevar a perder la ganancia de meses en pocos días en caso de anticiparse la devaluación.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *