Nuevos desencuentros entre Nación y Santa Cruz

El Gobierno le frenó emisión de deuda a la provincia gobernada por Alicia Kirchner por riesgo de default y el FpV denunció ahogo

 

Luego de una serie de reuniones ciertamente tensas, pero que habían abierto la posibilidad de un acuerdo entre las partes, ayer las negociaciones volvieron a estancarse. El rechazo del Gobierno Nacional a la posibilidad de que la provincia de Santa Fe se endeude con un bono internacional fue el detonante. Desde la Casa Rosada señalan que existe riesgo cierto de que la provincia “no pueda pagar” y “poca voluntad” de reordenar las cuentas por parte de la gestión de Alicia Kirchner. En tanto, desde la gobernación patagónica denuncian un intento de “ahogar” a la provincia y consideran que el título por US$ 350 millones que pretendía colocar en los próximos sesenta días le hubieran permitido cubrir el rojo fiscal y aliviar la situación social.

 

Por su parte, el Ministerio del Interior envió a Río Gallegos un equipo técnico para evaluar la situación y controlar las cuentas fiscales. La comitiva llegó anteayer y está encabezada por el subsecretario de Provincias, Paulino Caballero, y el director nacional de Política Fiscal, Guillermo Giussi, con la idea de trabajar con el Ministerio de Economía provincial, a cargo de Juan Donnini. La gobernadora Kirchner y parte de su equipo habían señalado que la Nación pretendía que la provincia lleve a cabo un ajuste que ellos no estaban dispuestos a hacer.

 

Respecto de la emisión, en el ministerio de Nicolás Dujonve dejaron trascender que “no es conveniente” que Santa Cruz tome deuda: “No creemos que vayan a ser capaces de pagarla ni de generar la confianza necesaria. Además, en caso de no pago, traería un problema para todo el país, no sólo para la Nación sino también para el resto de las provincias que sí están fiscalmente ordenadas y pueden tomar deuda afuera”.

 

Mientras que ayer, el ministro Rogelio Frigerio le puso más condimento a la tensión. Pidió que el gobierno de Santa Cruz solucione de manera gradual “el descalabro que ellos heredaron de su propio espacio político”, reclamó el funcionario en declaraciones a FM Late. “Si logramos ponernos de acuerdo y mostrar un plan creíble que planifique un ordenamiento fiscal, seguramente podremos ayudar. Pero nosotros tampoco tenemos una situación fácil porque encontramos un Estado Nacional quebrado”, concluyó. La vicepresidenta Gabriela Michetti se había pronunciado anteayer en el mismo sentido: “Es un gran problema el estado en el que está la provincia, hasta ahora no hubo mucha actitud de mejora. Sería injusto con otras provincias que se resuelva todo desde lo nacional”. En tanto, el kirchnerismo denuncia ahogo de parte de Nación y escaso aporte para contribuir a la paz social en una provincia con alta conflictividad desde principios de año. Además, le reprocha que  varias de las obras que se estaban por ejecutar en la provincia fueron postergadas, incluida la represa Kirchner-Cepernic. A lo que le suman la situación del sector petrolero que, en la provincia, resulta más preocupante.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *