Las golondrinas baten records con el carry trade

En el BCRA dicen que no hay “bicicleta financiera”

 

En abril, en términos brutos, se disparó con fuerza la inversión de portafolio, es decir, la inversión financiera, también apodada golondrina por su tendencia a ser más de corto plazo (y sin dudas lo es respecto a la IED, que sigue mostrando números bajísimos). Se trata de un dato brindado por el informe de evolución del Mercado Único y Libre de Cambios (MULC) de abril, publicado esta semana por el BCRA.

 

Bicicletear

 

A la par de una inflación acelerando desde febrero, con un dólar entre planchado y subiendo muy poco, y con la insistencia del BCRA por lograr cumplir con una meta en la que ya pocos creen, que lo lleva a subir la tasa de interés tanto de las Lebac como del centro del corredor de pases a 7 días, la invitación a la bicicleta financiera se ve reflejada en el mencionado dato, que fue muy comentado en Twitter.

 

El investigador de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV), Hernán Herrera, puso en la red social: “Ingreso récord de capitales golondrinas, contracara de una fuga también récord, mientras la inversión no arranca. A un año y medio de Gobierno. Fuerte”.

 

Los datos del MULC muestran que el ingreso bruto de inversiones de no residentes en el país llegó a US$ 1.452 M en abril. Un gráfico del informe es especialmente convincente en cuanto a la composición de esa inversión: la amplísima mayoría es de portafolio, que llega a US$ 1.262 M. La IED representa apenas los US$ 200 M restantes.

 

La relación con las tasas altas en pesos (y también en dólares, al compararlas con los países vecinos) es difícil de negar. El carry trade no es ninguna novedad en la economía local: con el tipo de cambio esperando planchado, el ingreso de divisas para jugar en pesos a altas tasas se hace masivo y también la salida al billete antes de que ocurra la depreciación. Así es que la fuga llegó a  US$ 5.690 M en términos netos y a US$ 9.500 M en brutos.

 

El fenómeno

 

El analista de Estudio Bein, Federico Furiase, dijo a El Economista: “El atraso cambiario frente al financiamiento con dólares de la brecha fiscal de la Nación y las provincias y las tasas altas del BCRA para bajar la inflación generan condiciones para el carry trade vendiendo dólares para colocarlos en tasa de interés de pesos”.

 

Y luego matizó la perspectiva de que semejante mecanismo implique riesgo cero: “El inversor que hace carry con cobertura en futuros tiene que pagar la tasa implícita de los mercados de futuros y eso le deteriora. Para el que quiere exponerse al riesgo cambiario, más allá de la coyuntura favorable para el carry trade, en un esquema de tipo de cambio flexible como el actual, una suba del dólar de 30 centavos termina comiéndose la tasa de 25% de una Lebac de 30 días”. He ahí (aunque nadie niega que hay carry) una diferencia con las bicicletas de la tablita de Martínez de Hoz y la del 1 a 1 de Cavallo. Lo recordó ayer el twittero Juan Manuel Palacio: “En los últimos 30 días el dólar mayorista rebotó 40 centavos (2,8%) y le ganó a las Lebac y a la inflación”.

 

Tendencias

 

La ex ministra de Economía de la provincia de Buenos Aires, Silvina Batakis, buscó tendencias de largo plazo para el fenómeno y concluyó: “Por día en el período 2003-2015 ingresaron US$ 6,40 para IED y de US$ 0,60 para portafolio. En cambio, por día, en el período 2016-marzo 2017 ingresaron US$ 7,40 para IED y US$ 7,90 para portafolio”.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *