La deuda pública llegó hasta 53,9% del PIB

Las cifras oficiales del Ministerio de Finanzas afirman que la deuda pública soberana creció US$ 34.500 millones en 2016

 

Según cifras oficiales del Ministerio de Finanzas, la deuda pública soberana creció US$ 34.500 millones en 2016. Como además el PIB en dólares se redujo sensiblemente, el ratio deuda/PIB pasó de 40,3% a fines de 2015 a 53,9% en diciembre de 2016. El atenuante a tener en cuenta es que más de la mitad de ese pasivo sigue estando en manos del propio Estado y, por ende, la deuda neta representa cerca de 26% del PIB, “un nivel todavía bajo, que no representa una amenaza a la solvencia estatal”, considera Federico Muñoz.

 

Sin embargo, advierte Muñoz, “es claro que el déficit pronto debe empezar a bajar y la economía, a crecer, para que la aritmética de la deuda no se torne preocupante”. Y aquí las noticias no son del todo alegres: el crecimiento parece alejarse y ser menos potente de lo previsto y, como dice Muñoz, “se demora la moderación fiscal”.

 

Más allá del sobrecumplimiento de la meta de déficit primario del primer trimestre, “hay que tener en cuenta que el Fisco incumplió otro de los compromisos que había asumido Dujovne: que el gasto primario crecería a un ritmo inferior a la inflación”. A los números. En el primer trimestre, las erogaciones aumentaron 35,4% mientras que los precios crecieron 31,5% promedio. “Con las elecciones en el horizonte cercano, el Gobierno ha optado por postergar todo esfuerzo de austeridad hasta después del 22 de octubre”, considera Muñoz.

 

Te puede interesar

One Comment

  • Una deuda pública de 54% del PIB es un mal dato, considerando que el gobierno se enorgullece de incrementar la deuda todos los meses. Pobre Argentina que no tiene visos de levantar cabeza. Las inversiones extranjeras son paupérrimas y la pobreza sigue creciendo. ¡Que porquería de gobierno fueron a elegir!. Macri se ha paseado por el mundo mendigando inversores y no convence a nadie que Argentina sea una buena plaza por tener una producción industrial de altísimo precio, lo que les imposibilita exportar y un mercado interno deprimido con una baja permanente del consumo, los inversores se preguntan ¿en qué vamos a invertir en eses país?. No creo que con Macri levanten cabeza y deben castigarlo en las elecciones parlamentarias venideras, salvo que los argentinos sigan masoquistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *