Conflicto salarial en el sector más competitivo

Los trabajadores de la alimentación se movilizarán a la Copal para exigir que se mejore el 17% de aumento ofertado en paritarias

 

Los trabajadores de la industria alimentaria se movilizarán hoy por la tarde hasta la cámara empresaria del sector para reclamar que se mejore la oferta de recomposición salarial hecha en las reuniones paritarias. El Sindicato de Trabajadores de la Industria Alimentaria (STIA) exige un aumento del 30% para compensar la pérdida sufrida durante los últimos meses mientras que desde el sector patronal ofrecen 17% en tres cuotas, más incentivos por presentismo y productividad.

 

“Los trabajadores de la limentación decimos basta. No vamos a resignarnos a empobrecernos trabajando”, expresaron desde STIA en un comunicado. El gremio, que conduce Rodolfo Daer –hermano del secretario general de la CGT Héctor Daer–, ya había realizado el 11 de mayo un paro de dos horas por turno en las fábricas, lo que motivó el dictado de la conciliación obligatoria por parte del Ministerio de Trabajo.

 

Los delegados del sector, que se reunieron en un plenario el pasado 18 de mayo, votaron marchar este lunes 22 a las 16 desde la filial porteña ubicada en Carlos Calvo al 1500, pasar por el Obelisco y culminar la movilización con un acto frente a la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal), ubicada en 25 de Mayo al 500. La Copal es presidida por el empresario Daniel Funes de Rioja, quien en los últimos días estuvo de viaje acompañando al presidente Mauricio Macri en sus visitas oficiales a China y Japón.

 

La cámara ofreció a los trabajadores 17% de aumento en tres cuotas (6% en mayo, 6% en noviembre, 5% en febrero) y un monto de viáticos canalizado por la tarjeta Sube, lo que fue rechazado. Según explicaron desde el sindicato, en la discusión se intentó introducir los temas de presentismo y productividad que el Gobierno Nacional intenta expandir a los distintos sectores. Por ejemplo, la suma de viáticos ofrecida para los trabajadores de la alimentación se perdería si se viera afectado el presentismo y habría mejoras salariales atadas al aumento de la productividad. Esto último representa para los trabajadores “perder toda posibilidad de aumentos, ya que el consumo viene decayendo”.

 

Desde el sindicato consideraron que la propuesta es inadmisible “dentro del contexto de un escenario inflacionario interanual mayor al 27%”. “La pérdida de capacidad de compra de nuestros salarios tiene como origen concreto el aumento de precios de los productos y servicios del último año”, señalaron, y recordaron el último informe de inflación oficial, según el cual alimentos y bebidas subieron 2,2% en abril.

 

Competitividad líder

 

Según el ranking de competitividad elaborado por Abeceb, el sector de alimentos se destaca como el más competitivo del país. Esto se debe a un mercado interno y una gran inserción internacional de sus productos signada por la elevada diversificación de sus destinos. “Argentina resulta en este rubro un jugador relevante a nivel internacional, erigiéndose como el tercer abastecedor de alimentos del mundo. La ventaja comparativa del país en recursos naturales juega un rol preponderante para explicar su desempeño. Como sucede a nivel global, las principales subindustrias (como la molienda o los lácteos) se localizan en las cercanías de los centros de producción primaria, lo que permite minimizar los costos de la materia prima, en especial los logísticos”, explicaron desde la consultora.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *