Más brecha entre la tranquera y la góndola

Según CAME, en marzo siguió creciendo la diferencia entre los precios de origen y los que paga el consumidor

 

La brecha entre los precios que se pagan en la tranquera por productos agrícolas y la ganadería y los que se pagan en la góndola de los supermercados por esos mismos productos sigue creciendo, tras cinco meses de retracción. El informe del Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) que elabora el Area de Economías Regionales de CAME para una canasta de 25 alimentos agrícolas y ganaderos que se consumen en fresco mostró que la brecha creció 11,4% en promedio.

 

“Si se promedian los valores, el agricultor recibió el 23,6 % del costo que pagó el consumidor, reduciendo 15,4 % su participación frente a febrero”, reseñó CAME. De esa forma, los precios de la góndola en promedio llegaron a un precio 5,29 veces mayor que los de la tranquera durante marzo. En febrero la diferencia era de 4,75 veces.

 

“El comportamiento de marzo se debe al salto en la diferencia de cuatro alimentos principalmente: naranja, berenjena, acelga y carne de pollo, pero mientras en los tres primeros la explicación se encuentra en el fuerte ajuste de la compensación al agricultor, en el caso del pollo fue porque los importes de góndola subieron 91% promedio en el mes”, definió CAME.

 

Los extremos Además, CAME detalló las mayores y las menores brechas actuales: “Los alimentos agrícolas con mayores brechas de precios en el mes fueron: la naranja, con una distorsión de 14,1 veces, seguido por la mandarina con una diferencia de 13,21 veces, la manzana 8,4 veces y la pera 8,13. En tanto los productos donde menos se multiplicaron los valores desde que salieron del campo, fueron: el huevo con una desigualdad de 1,94 veces, y la cebolla 2,53 veces”.

 

Y así fue que de los 25 alimentos agropecuarios relevados en marzo que integran la canasta del IPOD que realiza CAME todos los meses, en 10 bajó la brecha, y en 15 aumentó.

 

Aunque obviamente el comercio es un servicio que brinda su valor agregado y como tal lógicamente es (bien) remunerado, entre especialistas viene preocupando no sólo el tamaño de la brecha entre los precios de origen y de venta al público sino también su trayectoria creciente.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *