La “amenaza” del BCRA surtió efecto y subió el dólar

Sturzenegger prometió intervenir más en el mercado cambiario y afectó a los que hacen carry trade

 

Contradiciendo a la idea de que las decisiones de inversión se toman a partir de una reflexión puramente racional, la sola palabra del presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, bastó para sacudir al agregado de las decisiones de compra de dólares.

 

Ayer el tipo de cambio dió un saltito de 1%. ¿Qué pasó? ¿El BCRA salió a comprar masivamente? No, lo único que ocurrió fue que el martes, durante la presentación del Informe de Política Monetaria del BCRA, Sturzenegger anunció que en adelante la autoridad monetaria buscará incrementar las reservas en 5 puntos porcentuales respecto al PIB. Es decir, que saldrá, posiblemente, a comprar dólares con mayor asiduidad. Y eso sólo bastó para darle una pequeña sacudida al mercado.

 

La amenaza

 

En concreto, las palabras de Sturzenegger indicaron que hoy las reservas son equivalentes a algo así como el 10% del PIB y que, para comenzar a circular en el sendero de los países que obtienen el grado de inversión para las calificadoras de riesgo (que permitiría, teóricamente, que ocurra la tan mentada lluvia de inversiones y Luis Caputo puede colocar a tasas más bajas), buscará llevarlas al 15%.

 

No planteó un cronograma de compras para lograrlo, no planteó fechas para el objetivo, no planteó la forma de lograrlo. Sólo la intención de alcanzarlo en algún momento. Y, un día después, lo dicho: el tipo de cambio subió de $15,55 a $15,71 (se depreció 1%).

 

El director ejecutivo de FyEConsult, Hernán Hirsch, no mostró mayor sorpresa por el anuncio, ya que a priori apenas implicaría una continuidad de lo que ya se viene dando. “Lo que anunció Sturzenegger no es más que una explicitación de la política ya aplicada de comprarle al Tesoro y a las provincias las divisas que obtienen por la vía del endeudamiento. Se viene a un ritmo de US$ 1.500 M por mes. Calculamos que en 2017 se van a haber comprado entre US$ 16.000 y US$ 18.000 M, por lo que no vemos que implique un gran cambio”, dijo a El Economista.

 

Manejar expectativas

 

No todo es racionalidad en el mundo económico y Sturzenegger lo sabe.

 

La imposibilidad de saber qué va a pasar y cómo van a actuar los otros, hace que las emociones y los miedos también jueguen. El futuro ofrece siempre algo de incertidumbre y, ante esa realidad, el manejo de las expectativas se vuelve clave. Este concepto es clave en sociología económica, pero también lo tienen claro los economistas.

 

No en vano el analista de Econviews, Eric Ritondale, afirmó: “Yo insisto mucho en las expectativas a la hora de entender el tipo de cambio. No prestarle tanta atención a los flujos, si entran dólares o si salen. En definitiva es la expectativa que hay sobre eso lo que importa. Y lo de ayer es uno de esos ejemplos. Lo único real que tuviste fue un anuncio que trabaja sobre las expectativas”.

 

Para Ritondale la clave para comprender el anuncio de Sturzenegger está en la bicicleta financiera, fenómeno que tiene un nuevo ciclo en la economía local, tras las apariciones estelares durante los tiempos de “La Tablita” de los ‘70 y durante la gestión de Domingo Cavallo. Con tasas altas en pesos y el dólar quieto, la clave es hacer tasa y “billete”, ganar, y esperar a la próxima devaluación.

 

Para Ritondale, a eso apunta la “amenaza” de Sturzenegger: “Fue un anuncio muy vago. En este sendero estaba claro que el BCRA iba a seguir acumulando reservas y no queda claro si el anuncio indica que se vaya a empezar a hacer intervenciones o no en el mercado cambiario. Es más una amenaza entre comillas a quienes creen dormir tranquilos haciendo carry trade en pesos. Les decís: ‘Cuidado, yo puedo intervenir’. O puedo hacer un anuncio como este sin directamente intervenir. El secreto de los bancos centrales es amenazar pero después no hacerlo”.

 

Y agregó un dato clave: “No es gratis para el BCRA intervenir. Tiene un costo cuasi fiscal por la vía de la esterilización. Como sea, es muy pronto para saber si lo va a hacer o no”.

 

A pedaleo limpio

 

Dicho y hecho, con la depreciación de ayer del tipo de cambio, resaltaban muchos en Twitter, ya se licuó la mitad de la ganancia que ofrecían las Lebac durante el mes. El ex viceministro de Economía, Carlos Rodríguez, tuvo ayer un fuerte cruce con el vicepresidente del BCRA, Lucas Llach. Para Rodríguez la bicicleta financiera terminará como terminaron hasta ahora experiencias semejantes: corrida al dólar y ahorristas que quedan enganchados con Lebac en la mano. “Si la apreciación sigue licuando la ganancia de las Lebac, los tenedores se darán cuenta de que sus papeles no sirve para nada y los cambiarán por pesos y luego dólares. La cosa está en marcha”, dijo.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *