Después del paro, comienza a reactivarse el diálogo tripartito

Gremios, empresarios y funcionarios del Gobierno participaron ayer del Encuentro Nacional de Consejos Sectoriales

 

Luego de la retirada de la CGT del diálogo tripartito alentado por el Gobierno y del paro nacional realizado el 6 de abril en repudio a la política económica del presidente Mauricio Macri, gremios, empresarios y funcionarios volvieron a sentarse a la mesa. En el marco del Encuentro Nacional de Consejos Sectoriales realizado ayer, las partes discutieron temas de formación profesional y dejaron las puertas abiertas para volver a retomar los vínculos rotos en los últimos meses.

 

Durante su primer año de gobierno el macrismo institucionalizó una mesa tripartita, que llamó Diálogo para la Producción y el Trabajo, conformada por representantes de la CGT, de las principales cámaras empresarias –UIA, CAC, ADEBA, Bolsa de Comercio de Buenos Aires y Sociedad Rural Argentina– y funcionarios nacionales. En ese marco se firmaron compromisos –uno para entregar un bono de fin de año y otro para suspender los despidos por tres meses–, que no fueron cumplidos estrictamente y sumaron un motivo dedescontentoparalosgremialistas, que finalmente abandonaron el diálogo y convocaron a un paro.

 

“Creemos que hay una oportunidad de diálogo sectorial ya que hay mucho por hacer en la Argentina”, sostuvo ayer el titular del Ministro de Trabajo, Jorge Triaca, durante la inauguración del evento que reunió a 20 sectores de actividad en el hotel NH City. La estrategia de la cartera laboral luego del deterioro de la relación con los gremios fue apuntar a los acuerdos específicos, cerrando tratos con empresarios y gremialistas del sector petrolero, automotriz, de a construcción y textil.

 

Luego de la multitudinaria marcha en repudio a la política económica de Cambiemos del 7 de marzo y el paro del 6 de abril, Triaca insistió en que el Gobierno tiene “vocación de diálogo” y “ganas de que la Argentinaencuentreámbitoscomunes, donde se puedan resolver los problemas existentes”.

 

El funcionario recordó que “siempre en los meses que comienzan las negociaciones paritarias hay niveles de tensión más importantes”, lo que explicaría el turbulento mes de marzo, pero añadió que desearía volver al nivel de diálogo que se logró mantener durante el 2016. “El año pasado a partir del diálogo hemos podido resolver temas como el de las asignaciones familiares, ganancias, la reparación histórica de los jubilados; esos son los desafíos. Ahora si el conflicto es parte del vínculo electoral o la motivación de algún sector, muchas veces ese mecanismo falla”, apuntó.

 

Por su parte, elempresarioDaniel Funes de Rioja –vicepresidente de la UIA y titular de la Copal– se mostró partidario de reactivar el diálogo social entre Gobierno, empresarios y trabajadores, aunque lo condicionó a la “iniciativa del Gobierno”. Según dijo, luego de la retirada de la CGT “siguieron los diálogos sectoriales, porque tienen que existir ya que hay problemas específicos de los sectores”, pero “el diálogo tripartito es un temamásmacroqueabarcaatodos”.

 

Acerca de si existen posibilidades parea reactivar el diálogo tripartito en el corto plazo, Funes de Rioja sostuvo que “desde el sector empresario”, siempre están “dispuestos”, pero que el llamado debería llegar desde el Ejecutivo.

 

Por parte de la CGT estuvieron presentes en la jornada Carlos West Ocampo (Sanidad); Mario Manrique (Smata); Omar Maturano (La Fraternidad), Luis Hlebowicz (Pasteleros); Argentino Geneiro (Utghra); Hugo Benítez (Textiles) y Roberto Coria (Guincheros). Además, el cierre del encuentro estuvo a cargo del titular de la Uocra, Gerardo Martínez, cercano al presidente Mauricio Macri.

 

Maturano sostuvo que es “probable que se retome el diálogo” interrumpido por la central obrera. Será clave en el futuro qué línea prevalezca al interior de la CGT: si la más combativa o la más dialoguista. Ayer por la tarde se reunió el Consejo Directivo de la CGT, dividido internamente respecto a qué curso deben darle a la relación con el Gobierno. Carlos Acuña, enojado por cuestiones personales, propuso “no ir más” a ninguna reunión con el Gobierno.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *