Vuela el empleo en las agrociudades

Mientras el empleo se retrae a nivel nacional, crece 4,8% en Santa Fe y el interior de Córdoba y la PBA.

 

La caída en la tasa de desempleo en el cuarto trimestre de 2016, anunciada por el Indec hace unos días, tuvo una explicación “negativa”: una contracción de la gente que participa del mercado laboral y eso, dice Idesa, “está asociado al desaliento que generan condiciones adversas en el mercado de trabajo”.

 

Sin embargo, hay excepciones. “En las ciudades de la pampa húmeda ligadas al campo crecieron el empleo y la participación laboral”, dice el informe de la consultora que lidera Jorge Colina. “Para replicar el fenómeno en el resto del país se necesitan acuerdos políticos amplios para mejorar la gestión del Estado”, expresa.

 

Tal como muestra el informe, para el total del país la caída del empleo fue de 0,1%. Pero si se desagrega por sector geográfico se ve que en Santa Fe y en el interior de Córdoba y Buenos Aires, el mismo indicador muestra un crecimiento de 4,8% mientras que en el resto del país la caída es de 0,8%.

 

Políticas y ejemplos

 

El informe de Idesa aclara: “La dinámica laboral positiva que se  observa en la pampa húmeda está ligada fundamentalmente a políticas internas. Es decir, no se trata de una bonanza por mejores precios internacionales”. Y detalla las decisiones de política económica que impulsaron la actividad económica del sector agrario: “Se eliminaron las prohibiciones a exportar e importar, se normalizó el mercado cambiario y se redujo la presión impositiva (retención a las exportaciones)”.

 

“Bajo estas condiciones el sector agropecuario pampeano reaccionó rápidamente y comenzó a dar resultados sociales positivos. Juega a favor la muy alta productividad del sector y procesos productivos relativamente simples”, afirma Idesa.

 

“Replicar este proceso en las zonas urbanas del resto del país se necesitan políticas públicas más profundas y sofisticadas. Entre las fundamentales aparecen reducir el gasto público improductivo, modernizar el sistema tributario, aumentar la inversión en infraestructura, reducir los costos laborales no salariales, desburocratizar la legislación laboral y simplificar los trámites del Estado”, piden desde Idesa.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *