Una difícil coyuntura en la industria textil

La caída del mercado interno , el fuerte incremento de las importaciones, la caída de la producción y el alza de los costos afectan al sector.

industria textil hilo

 

La combinación de caída del mercado interno por pérdida del poder adquisitivo de los salarios, fuerte incremento de las importaciones, caída de la producción y alza de los costos está afectando a la industria manufacturera, y en particular a la cadena de valor textil e indumentaria.

 

Un informe elaborado por el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UndAv) destaca que “en 2016 se dio un cambio en el régimen comercial, que afectó en general a la industria local, y en particular al sector textil, en sus diferentes eslabones de la cadena de producción”. Al respecto, explica que en este contexto, se registró un año de contracción de la actividad económica, caída del consumo (-25% en términos reales) derivada de la pérdida del poder de compra. En el caso de bienes sujetos a alta sustitución por calidad o posibilidad de retrasar el consumo, el impacto de la recesión fue incluso peor.

 

Cuadro Textil

 

Ola importadora

 

En cuanto al comercio exterior del sector textil, el informe señala que “la cantidad de empresas importadoras aumentó un 42%, y sus compras al exterior aumentaron un 30% en dólares. En cambio, la cantidad de empresas locales que venden productos en el exterior, bajó un 16%”. Este fenómeno potenció la caída de actividad en el sector y la disminución de las ventas.

 

En este contexto, se dio una flexibilización en los requerimientos y procedimientos para importar mercadería barata, indica el informe, destacando que en su mayoría provienen de China. También se advierte “el anclaje de un tipo de cambio que con el avance del proceso inflacionario fue perdiendo competitividad para las empresas exportadoras”.

 

De esta manera, en el mercado interno se registró durante el último trimestre del año 2016 la mayor caída de la producción textil desde 2002, ubicándose en el orden del 27,3% interanual. Como es de esperar esta fotografía del sector tuvo su correlato en términos del mercado laboral. “El impacto de este desplome sobre el empleo, implicó que se contabiliza la destrucción de más de 4.000 puestos de trabajo directos, en los primeros tres trimestres de 2016”, destaca el informe de UNdAv.

 

Comercio EmpleoProducción Ventas

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *