Limones a EE.UU: alerta por la medida de Trump

Todo indica que los limones argentinos deberán seguir esperando para ingresar al mercado estadounidense.

limon agro campo

 

Aunque los datos oficiales se sabrán hacia fines de marzo, todo indica que los limones argentinos deberán seguir esperando para ingresar al mercado estadounidense. Es que, si bien todavía no pasaron los sesenta días establecidos el veintitrés de enero pasado por el presidente Donald Trump, la suspensión seguiría en pie, de acuerdo a las declaraciones del Ministerio de Agroindustria de la Nación. “El fundamento sería que aún no han sido confirmadas las autoridades del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA), y por lo tanto no han podido revisar esta medida”, explicaron ayer ante los primeros rumores que comenzaron a circular al respecto.

 

Lo cierto es que la novedad aumentó la preocupación en el plano local, que ya se había desatado a principios de año, debido al estilo proteccionista del Primer Mandatario norteamericano. No está de más recordar que, apenas asumió, el magnate decidió cortar relaciones con México, su principal socio comercial, lo cual hace pensar que su actitud podría extenderse a otros mercados. Por eso, apenas se conoció la noticia, la cartera que conduce Ricardo Buryaile salió soa buscar respuestas y estableció nuevamente conversaciones con el USDA. “El Gobierno argentino está realizando un seguimiento de la situación a través del Ministerio de Agroindustria y la Embajada argentina en Washington”, relataron las autoridades, al tiempo que no negaron un clima de incertidumbre en el sector.

 

Los temores, en rigor, tienen que ver con el impacto que la decisión de Trump pueda ejercer sobre los negocios del país con el resto del mundo, en un momento en el que Argentina busca ganar socios, sobre todo en el sector agroalimentario. “Hay países que toman como referencia la política sanitaria de Estados Unidos”, consideró Buryaile en ese sentido, por lo que el efecto no sería principalmente económico e inmediato, sino de carácter indirecto.

 

Qué pasó

 

Después de largas negociaciones entre funcionarios, diplomáticos y directivos del USDA con el embajador Martín Lousteau y el gobierno de Tucumán, en diciembre del año pasado Argentina finalmente consiguió la apertura del mercado estadounidense del limón proveniente del NOA después de quince años. La autorización se publicó el día veintitrés, y debía entrar en vigencia un mes después. Sin embargo, se postergó hasta el veintisiete de marzo como respuesta a una decisión del presidente Trump, que resolvió detener todas las normas publicadas por la administración de Barack Obama que aún no habían entrado en vigencia. Paralelamente, los productores californianos comenzaron a presionar para evitar las importaciones del cítrico, a favor de la industria nacional.

 

En ese momento, la noticia alarmó a los empresarios tucumanos, aunque desde Agroindustria reconocieron que las exportaciones previstas eran por hasta US$ 30 millones. “No va a cambiar la historia”, dijeron los funcionarios.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *