Legisladores buscan “salvar” a SanCor

Este miércoles, legisladores de Santa Fe y Córdoba se reunirán con el objetivo de encontrar una solución a la crisis de la cooperativa láctea

 

Ante la delicada situación que atraviesa SanCor, legisladores de Santa Fe y Córdoba se reunirán esta semana con el objetivo de encontrar una solución a la crisis de la cooperativa láctea, que ya informó que se pondrá a la venta y despedirá a más de 1.000 empleados de las plantas que posee a lo largo de la cuenca lechera nacional. Así lo confirmó el presidente de la Cámara de Diputados y ex gobernador de Santa Fe, Antonio Bonfatti, quien consideró además que el Ejecutivo tiene “una postura muy dura sobre el conflicto”.

 

“Parecen no entender que esto es un tema que puede tener graves consecuencias sociales: una vez más, el Gobierno Nacional carece de una mirada política de entender más al interior y a su economía”, expresó en declaraciones radiales a modo de respuesta a la actitud del Ministerio de Agroindustria, que a través de su titular, Ricardo Buryaile, aseguró que “no intercederá” en el asunto y exigió un plan de reestructuración con carácter de urgencia.

 

Por eso, adelantó que durante el encuentro, que se llevará a cabo este miércoles a las once en la capital santafesina, se buscará “dar desde las legislaturas todo nuestro apoyo” a la firma, “cuya crisis nos aflige tanto a santafesinos como a cordobeses”. “Tenemos que poner el tema sobre la mesa para ayudar a una de las empresas más grandes que tiene la provincia, que involucra a unos 1.500 socios tamberos, y a más de 4.000 trabajadores”, siguió el funcionario, y aseguró que desde el Partido Socialista se encuentran “buscando por distintos medios posibilidades de encontrar financiamiento, y de encontrar una salida en forma conjunta”.

 

“Independientemente de las alternativas que podamos explorar para arribar a una solución, la cooperativa tendrá que hacer un análisis interno en profundidad, y modificar aquellas pautas que han sido ineficientes”, admitió Bonfatti, en referencia a las deudas que mantiene la compañía por más de $ 2.500 millones, lo que la obligó el año pasado a vender su línea de frescos a la aceitera Vicentín.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *