Por la Fed, Holanda y el crudo, las Bolsas sonrieron

 

Finalmente, después de dos meses de debates, se dio lo que todo el mundo financiero descontaba: la Reserva Federal decidió efectuar ayer la tercera suba de tasas en nueve años: aumentó el costo de los préstamos overnight (a un día de plazo) del 0,75 al 1% anual, pero la titular del organismo, Janet Yellen, se encargó advertir que en lo que resta del año se vienen dos aumentos más, y no tres como se decía últimamente, y los mercados mostraron un día de alivio, de recuperación, tras casi diez ruedas en baja permanente.

 

Yellen fue todavía más allá: dijo que la economía de Estados Unidos muestra un buen desempeño, y detrás de eso, todos y cada uno de los mercados se dieron vuelta: en las primeras horas de negocios hubo chatura y precios quietos, mientras que en las dos horas finales aparecieron los negocios y los valores de casi todas las cosas se empinaron, recuperando parte de la pérdida sufrida en la primera quincena de marzo.

 

Para empezar, debe decirse que el rebote principal estuvo en las commodities. Además de una Fed moderada, la Agencia Internacional de Energía dijo que los recortes de bombeo de la OPEP llevarían al mercado del crudo a un déficit en el primer semestre del año, por lo que el barril de petróleo rebotó desde US$ 47,80 hasta casi US$ 49.

 

Detrás de la suba del crudo todo se fue para arriba. En Chicago, entre tanto, se registró un alza del 1,2% para el trigo y del 0,3% para el maíz; en tanto que la soja cedió 0,2%.

 

Con un horizonte alcista de las tasas de la Fed, pero menos de lo que se esperaba, y con commodities sostenidas, hubo otra noticia que generó optimismo y confianza en los mercados principales. Ayer hubo elecciones en Holanda y según los recuentos realizados al cierre de esta edición, el partido liberal VVD del primer ministro, Mark Rutte, será la principal fuerza tras las elecciones parlamentarias holandesas, mientras que el populista Geert Wilders quedó lejos.

 

Con la Fed moderada, con las commodities sostenidas y con el resultado holandés, los inversores del mundo desandaron el camino cambiario: muchos de los que se pasaron al dólar en la primera quincena del mes tomaron ganancias y, en consecuencia, el billete verde retrocedió contra casi todas las monedas del mundo achicando de manera consistente contra el euro, la libra esterlina y el real. En Brasil, la perspectiva de que la suba de la Fed no sea muy agresiva tranquilizó los ánimos y el dólar cayó fuerte, de 3,20 a 3,10 reales.

 

En Argentina el frente cambiario está jugando otro partido. Según datos del Banco Central, las cuentas a la vista del sistema bancario están absolutamente inundadas de dólares. Solo en cajas de ahorro el stock total depositado en billetes verdes acaba de subir de US$ 10.000 millones a US$ 27.000 millones en apenas 90 días.

 

Frente a eso, y con Gobierno y provincias tomando deuda, más el cobro de exportaciones y las inversiones reales y golondrina, el dólar está completamente planchado. Ayer cotizó sin cambios en el mercado oficial ($ 15,83 pesos) y en el blue ($ 16,06 pesos), pero subió tres centavos en el mercado mayorista debido a que el BCRA compró US$ 300 millones de dólares para evitar que el precio grande del dólar siguiera achicando.

 

Esa intervención más lo ocurrido en los mercados internacionales determinaron que en Argentina el euro subiera ayer 23 centavos (hasta $ 16,71), en tanto que el real saltó 11 centavos (hasta $ 5,01) y la libra creció 21 centavos (hasta $ 19,11).

 

A dos semanas del final del blanqueo, el 82% de lo operado en bonos se transó en dos papeles: AA17 68% y AY24 14%, y debe tenerse en cuenta que dentro de un mes se concreta el vencimiento final del AA17, por lo que la composición de oferta y demanda de bonos tendrá un cambio ciertamente drástico.

 

Con esa estructura de negocios, con mejor volumen de operaciones, la cotización promedio de los títulos públicos argentinos siguió planchada, con subas del 1% al 2,4% para los bonos RNG21 y PMO18, y bajas del 1% al 3% para los bonos BDC18 y BDC19.

 

Las Bolsas, en cambio, mostraron una película mucho más aliviada, recuperando de los bajones de las últimas ruedas. Hubo una suba del 0,5 al 0,9% para los índices de la Bolsa de Nueva York, la Bolsa de San Pablo subió 2,4% y la Bolsa de México mejoró 0,8%. En Buenos Aires el monto negociado mejoró algo (hasta $ 336 millones) y el índice Merval recuperó 1,6%.

 

El 70% de lo operado en acciones se transó en diez papeles: Petrobras Brasil reunió el 14% de los negocios totales, YPF 12%, Siderar 8%, Pampa E 7%, Galicia 7%, Central Puerto 6%, Tenaris 6%, TGS 4%, Francés 3% y Mirgor 2%. Con esa estructura, hubo subas del 2% al 6,8% para Mirgor, Morixe, Celulosa, Tenaris, Garovaglio, Petrobras Brasil, Fiplasto y Ledesma. Y bajas del 2% al 4,9% para Metrogas, Camuzzi, Rosenbusch, Dycasa y Gas Cuyana.

 

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *